Mapa de recursos


TERRITORIO INDUSTRIAL

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El medio rural empieza a ser considerado por las empresas agroalimentarias como territorio industrial.

Crece la industria alimentaria en el medio rural, como consecuencia de la iniciativa privada y del cooperativismo. El vino, los derivados lácteos y las granjas de aves lideran este subsector agrario. Otros productos como la castaña, la miel, la frambuesa e incluso las setas están creando un tejido empresarial imaginativo.

 
Hemos visto que en Galicia esta naciendo una nueva economía rural, despegan nuevos negocios, se ponen en valor nuevos recursos y se aprovechan mejor los existentes hasta el momento.
Esto no significa otra cosa que el crecimiento de una industria alimentaria en el entorno del medio rural, dicho de otro modo, un sector agropecuario más desarrollado. La nueva situación es consecuencia principalmente de la naciente iniciativa privada y del cooperativismo que sin duda ha visto en el campo la posibilidad de formar modernas empresas agroalimentarias que puedan llegar a liderar el mercado nacional e incluso el internacional.
Ya les hemos mostrado que la industria derivada del sector ganadero, la leche y la carne de vacuno, se ha convertido en nuestro principal activo y se ha puesto a la cabeza de nuestra renta agraria.
Pero cada vez van ganando más peso los cultivos agrícolas y vegetales, sobre todo de huerta y de vino. Se hecho se ha visto que es importante apostar por la diversificación de la producción, porque así se gana en competitividad y las explotaciones obtienen más ingresos en su cuenta de resultados.
Por ejemplo, en cuanto a la patata, en los últimos años la producción total está superando las 500.000 toneladas (de las que el 51% se destina a la comercialización). Este producto está en fuerte expansión y se puede convertir en el primer tubérculo con Indicación Geográfica Protegida de toda Europa.
Porque hay que destacar que las producciones de calidad son uno de nuestros buques insignia. En la actualidad Galicia cuenta con 16 Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas.
En este ámbito debemos destacar especialmente las cinco denominaciones de origen vitivinícolas que satisfacen a los más exigentes paladares (Rias Baixas, Ribeiro, Ribeira Sacra, Monterrey y Valdeorras). Tan sólo en este año la producción de uva amparada por este distintivo de calidad superó los 57 millones de kilos.
Es cierto que el vino ya es todo un símbolo de la economía y de la producción gallega, pero hay otros productos emergentes que nos están consagrando como una buena industria agroalimentaria. más de 1.500 explotaciones porcinas y unas 1000 avícolas están engrandeciendo las cifras de la nueva economía rural. Quizás el caso más representativo lo tengamos en COREN, la producción del sector avícola que lidera la industria agroalimentaria gallega y que se encuentra también entre las grandes de Europa.
Comprobar que era posible ponerse estar en primera fila de mercado ha fomentado el cooperativismo y la iniciativa privada tanto de la explotación de estos productos como de otros hasta el momento no tan reconocidos.
La carne de pavo, de avestruz, explotaciones de búfalos, incluso la cría de caracoles? todo ha tenido cabida en la nueva economía agropecuaria, hasta el punto de registrarse más de 50 mil explotaciones y de generarse un empleo que se acerca a los 200.000 trabajadores.
Una reconversión rural que se ha hecho posible gracias a la modernización, como ya hemos visto, pero también a la imaginación, al ingenio y a la iniciativa de los nuevos agricultores y ganaderos. Han sido ellos los que además, en pleno siglo XXI le han sabido sacar partido a la tradicional elaboración artesana.
Son los que conocemos como cultivos y productos ecológicos los que han sufrido un importante aliento en los últimos años. Es la comercialización de castañas, frambuesas, miel o verduras e incluso carne que presume de una producción artesana y natural que hoy valoran un buen número de paladares dentro y fuera de Galicia.
Diferentes productos con los que se ha logrado crear un incipiente tejido empresarial y consecuentemente un Territorio Industrial el la Galicia Agroganadera.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook