Mapa de recursos


Por todos los Caminos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde el siglo IX al XIII hubo una progresión creciente de peregrinos de toda clase y condición que llegaban a Santiago.

Crecieron las peregrinaciones desde la vieja Europa, y con ellas se fueron labrando los caminos que hoy consideramos Xacobeos. Sendas de piedad y cultura, los diversos itinerarios que integran las Rutas Jacobeas fueron un elemento decisivo en la conformación del espíritu europeo.

 
Dicen las crónicas que las peregrinaciones a Compostela tuvieron su inicio a principios del siglo X, pero fue a partir del año 1179 cuando alcanzaron su apogeo.
Precisamente cuando se instituyò por la Iglesia el Año Santo, que había de celebrarse desde entonces cada vez que el 25 de julio cae en domingo. Es la fecha en la que fue decapitado el Apóstol Santiago.
La frecuencia de la celebración es, por lo tanto variable. Puede ser de 5, 6 u 11 años. El próximo Año Santo Compostelano, tras este 2.004, será en el 2.010.
Crecieron las peregrinaciones desde la vieja Europa, y con ellas se fueron labrando, paso a paso, todos los caminos que hoy consideramos Xacobeos.
Caminos de los que nos habla ya el Códice Calixtino o Liber Sancti Jacobi. Un libro que comenzó a escribirse en el año 1130, por orden del Papa Calixto II y , en su mayor parte, bajo el mandato arzobispal de Diego Gelmirez. Se trata de cinco tomos que constituyen la primera guía del peregrino a Compostela.
En las 7 rutas xacobeas reconocidas oficialmente, confluyeron siempre la materia y el espíritu. Hoy en día, supone ? además de un hecho espiritual- un encuentro con la naturaleza y el arte.
La piedra se convierte en alma. La arquitectura es la forma material del espíritu. Los monumentos y el arte que nos encontramos en los caminos a Compostela son los símbolos de la Fé hechos de materia vivificada.
Caminos de piedra o de polvo aplastado por millones de pasos a lo largo de al menos un milenio de afanes itinerantes.
Paisajes repletos de magia, de naturaleza viva. De historia y de leyendas. De cultura e incluso de juvenil fiesta.
Senderos que aún hoy despiertan el interés de los hagiógrafos y de los esótericos, lo mismo que hace mil años cristianos interesaron a masones y monjes templarios.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook