Mapa de recursos


VIAJE DE VUELTA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Galicia siente ya la necesidad de que su gente emprenda el camino de vuelta.

Dicen que los gallegos estamos de vuelta a casa tras largos años de exilio, para algunos obligado y para otros voluntario , que los sueños – sobre todo los americanos – siempre fueron tentadores para los habitantes de un pís que también fue pobre.

 
El viaje de ida fue por mar, con maleta de cartón y hambre por pasaporte. Era el camino de la emigración el inicio de una peregrinación a las Américas en busca de un destino mejor. De un futuro.
Antes, ya se habían exilado grandes intelectuales como Picallo, Castelao, o Maside más allá de nuestros mares. Ellos, eran por motivos políticos. Pero ambos, los del siglo XX o los del XIX, tenían un destino común: América.
Hoy, la historia ha cambiado. Los que se han ido vuelven, para descansar la morriña que los acompañó durante años en un país que no era el suyo. Pero también vienen aquellos que acogían. Que en otrora eran anfitriones del emigrante gallego.
Brasileños, uruguayos, argentinos, colombianos, venezolanos. Da igual la cultura o la religión. Todos vienen a Galicia en busca de un destino mejor. Dejan sus hogares y familias y viajan hacia un lugar que, muchas veces, solo conocen de oídas. Son historias que no resultan extrañas al gallego. Gente humilde que parte hacia lo desconocido con el fin de mejorar en la vida. Que no fichan por grandes equipos y tienen contratos millonarios. Simplemente llegan y tratan de subsistir.
Es el caso de Daniela que vino a Galicia hace tres años buscando un futuro mejor, huyendo de la inseguridad de su país: Argentina. Cambió su toga de abogada por una vida cuidando ancianos. Nunca había imaginado que acabaría en la tierra de sus antepasados. Tan lejos de su Buenos Aires natal.
Hoy, está rodeada de los suyos. Su marido, sus hijos, sus nietos. Todos han iniciado una nueva vida en Vigo.
62 años en unos ojos que tienen el reflejo del dolor. La morriña de una tierra que sienten los cerca de 70.000 extranjeros que viven en Galicia.
Añoranza y tristeza que se sobrellevan mejor rodeada de los suyos, de los amigos, de los emigrantes retornados, de los buscares de un sueño.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook