Mapa de recursos


LAS VÍAS ROMANAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las vías romanas fueron los primeros caminos por los que nos acercamos a otras culturas.

Cuando los romanos entraron por primera vez en Galicia en el año 138 a.C y se toparon con las aguas del Río Limia creyeron que estaban ante el Leheo, el río del olvido de la mitología griega. Hasta que el general Juno Bruto que comandaba la invasión, los llamó uno por uno para demostrarles que conservaban todas sus facultades.

 
Esta es la leyenda que se representa cada año en la Festa do Esquecemento de Xinzo da Limia, como uno más de los varios homenajes que se rinden a la cultura romana en nuestra tierra.
Por que a ellos le debe Galicia buena parte de sus modos culturales.
No olvidamos su invasión, plagada de cruentas batallas como la del Monte Medulio. Ni olvidamos el detalle de que se llevasen muchas de nuestras riquezas, como el oro del sil. Pero la romanización trajo consigo un importante desarrollo para Galicia. El mejor ejemplo podría ser la red viaria terrestre que tejieron por todo el territorio, plasmada en un manual sobre el terreno, el Itinerario Antonino. Aprovechando las rutas naturales, primero para la penetración, pero más tarde para facilitar y mejorar las comunicaciones para el intercambio comercial, crearon cuatro vías principales: la XVII, XVIII, XIX y XX.
Estos caminos están compuestos por sucesivas capas de piedras y escombros, de diferentes formas y tamaños, que se mezclaban después con arena, arcilla y barro, aunque esta estructura variaba según el terreno.
A lo largo de las principales vías se levantaron mansiones y estaciones de descanso para las tropas, que fueron el origen de muchas villas que existen hoy en día, como la Tude en Tui. Y también se salpicaron las villas de aguas termales, no es este un invento contemporáneo.
En el embalse de As conchas encontramos un claro ejemplo de una pequeña ciudad romana, Aquis Querquennis es un conjunto de restos romanos que se componen de un campamento militar, una mansión viaria, con baños termales y una pequeña ciudad La vía Nova, la XVII, es uno de los ejemplos más claros de esta presencia romana. Su recorrido atraviesa paisajes de belleza insuperable. En la provincia de Ourense cruza puentes en la Ribeira Sacra, atraviesa calles empedradas. Se desliza por tramos adornados por carballeiras, abedules y soutos centenarios. En Ponte Cabalar nuestras pisadas son las mismas de los romanos, descubrimos aquí un tramo del empedrado original.
Las calzadas XIX y XX que unían Lugo, Braga y Astorga, están siendo objeto de un proyecto de recuperación, para convertir este trazado en un itinerario transnacional de gran valor histórico, arqueológico, cultural y artístico.
Son muchos los paisajes que conocieron los romanos. Desde el principio de sus conquistas en las cumbres do Xurés, hasta la inmensidad atlántica del Finis Terrae, donde llegaron las legiones del Imperio para ver como el sol moría en el fin del mundo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook