Mapa de recursos


TODOS A LA CALLE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El entroido es popular, callejero e inevitablemente libertario

El carnaval es un momento de reunión. De encuentro y de broma. Donde todo vale. La esencia del carnaval es decir adiós a la carne. Estamos en Introitum, lo que significa entrar en la cuaresma, con lo que éste es el momento para darnos un buen atracón tanto de comida como de diversión.

 
El que no se disfraza es porque no quiere, porque con algo de imaginación y un poco de ilusión enseguida podremos estar listos para la fiesta.
Es tiempo de ilusión, de baile, y como no de guerra entre sexos. Un ejemplo de esta tradición son los famosos xoves de comadres y compadres. Donde hombres y mujeres se ríen de la vida escondidos detrás de una máscara o de un estupendo maquillaje. Y es que tanto el carnaval de pueblo como el urbano es sinónimo de regocijo. Es la fiesta del pueblo. La farsa pontevedresa, por ejemplo, se lleva celebrando desde 1877. Momento en el que la familia Muruais organizó una gran representación de la batalla con el Rei Urco.
Desde aquella el carnaval se vive con intensidad en la ciudad del Lérez. El emblema de esta mascarada es el famoso Loro Ravachol. Que es como la mascota de la ciudad. Es ese personaje que recuerda el famoso loro del farmacéutico Don Perfecto Feijoo y cuya muerte allá por el año 1913 creó una gran conmoción en la localidad. Este año el loro más querido se ha disfrazado de bañista.
Y es que en la celebración de don Carnal todo vale. Desde los disfraces menos estudiados a aquellos más trabajados. Cualquier cosa sirve para entretenerse. Lo que está claro es que el carnaval no tiene edad. Desde la más joven infancia esta es una de las festividades más esperadas del año. No hay más que ver como estos niños disfrutan del espíritu de la fiesta.
No cabe duda que Galicia es tierra de meigas, porque este es uno de los disfraces favoritos del 2006. Aunque los superhéroes, las princesas, los mosqueteros, todo tipo de animales, sobre todo los pollos, o la inocente caperucita repiten un año más llenando de ilusión las calles del carnaval urbano más joven.
Las risas y las bromas son esencia del carnaval. La fiesta es el menú. Y la calle el escaparate donde mostrar tanta fantasía.
La parodia, y la crítica se mezclan con el humor dando pie a coplas y arranques, que son sátiras de hechos sucedidos a lo largo del año. Son esas canciones irónicas donde se saca punta tanto a vecinos como a las instituciones públicas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook