Mapa de recursos


EL GRAN DESFILE

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vistosos desfiles organizados por los Ayuntamientos con premio a carrozas y disfraces orginales.

A Coruña, Vigo y Santiago se llevan la palma en eso de organizar comitivas de mascaritas y bailadores. Les acompañan las charangas populares con fundamento en las bandas de música tradicional.

 
La matización entre la diferencia del Carnaval urbano al Carnaval rural es notable. Mientras que el rural conserva ritos, personajes, cantos, vestuarios...cuyo origen se pierde en el tiempo, el carnaval urbano, es más de calle, de discoteca... con premios a carrozas y disfraces originales.
En ellos se busca más la espectacularidad, el colorido, el poder de convocatoria a miles de ciudadanos que en el cumplimiento de una tradición habitualmente no suele existir. El Carnaval Urbano se celebra guiado por una programación controlada que es, en resumen, la columna vertebral de su desarrollo.
Contrariamente a lo que parece pedir el Carnaval, el disloque del orden establecido, en el Carnaval Urbano existen horarios, circuitos, comienzo y final de las fiestas. No hay comunión entre participantes y espectadores en base a un ritual o personaje central, quedando todo limitado a la mayor o menor brillantez de las carrozas, del vestuario o de los bailes.
Es frecuente, en el Carnaval Urbano, que los integrantes de las comparsas estén más o menos preocupados por el lucimiento de su atuendo, por la buena ejecución de los bailes aprendidos y por ser objeto de la mirada puesta única y exclusivamente en pasárselo bien, haciendo aquello que en cada ocasión a uno le pida el cuerpo.
Es sin duda pues, con la llegada de los desfiles a nuestras siete ciudades, como elemento básico de la programación que, ayer como hoy, sigue siendo el símbolo del Carnaval Urbano, cuando el gran espectáculo cobra vida.
El carácter del Carnaval lleva consigo una permanente puesta al día. La más viva actualidad es motivo de inspiración e ilustra los cambios que se están operando. En las ciudades la transformación del carnaval es aún más patente. Frente a lo espontáneo predomina lo organizado y el disfraz individual pierde importancia frente a la comparsa temática, que ya nada tiene que ver con las farsas tradicionales. El carnaval fue dejando poco a poco su sentido para convertirse en un acontecimiento lleno de juerga y desenfreno.
No cabe la menor duda de que la fiesta renace con un pulo nuevo y sorprendente y subsiste debido a que es una fiesta que invita a la participación de todos, sin prejuicios ni distinciones.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook