Mapa de recursos


TRADICIONES DIVERTIDAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El entroido gallego es una mezcla entre lo ancestral y lo moderno.

Este no es el carnaval de Brasil. Es el carnaval gallego. El de tradición. El de la diversión con sabor a pasado. Donde bailar y comer es uno. Una mezcla entre lo moderno y lo ancestral. Entre lo popular y la vistosidad.

 
Una de esas figuras que aúna tradición son los felos de Maceda. Muy parecidos a los peliqueiros de Laza, los felos son un poco más rústicos.
Calcetines de lana blancos, medias negras, hileras de borlas de distintos colores, colcha con flecos claros, rabo de zorro a lo alto de la mitra, collares vistosos y un bastón como arma intimidatoria son las particularidades iconográficas de este disfraz orensano.
La mitra además debe estar pintada, según ordenaban los canónigos, con aves y animales de la Sierra de San Mamede aunque en la actualidad hay un poco de todo.
La máscara de gran colorido y sonrisa irónica, cuentan algunos historiadores que, tiene origen en fiestas paganas de la protohistoria: sociedades trivales, totems, hechizos de fecundidad y ritos de iniciación. Otros, sin embargo, hablan de raíces romanas e incluso medievales.
Lo que está claro es que todos coinciden en que el traje es un culto al vino y al placer.
El felo es el amo. Por tanto, hay normas para confraternizar con el. Se le puede insultar pero nunca tocar ni intentar sacarle la careta. Él representa la autoridad. Simboliza la rebelión del vasallo contra su señor feudal. Porque felo, viene de fillón, que significa azotar.
Y eso es lo que hacen los felos, divertirse yendo y viniendo de aldea en aldea, metiéndose y jugando con todos aquellos que encuentran a su paso. Incluso ahora -en tiempos modernos,- hasta piden dinero.
El sonido provocativo de los cencerros son, según los expertos, para ahuyentar a los lobos en las peligrosas noches de invierno. Y tanto ir y venir crea un desgaste que hay que reponer con merecidos descansos.
Y luego la fiesta sigue. De felos solo se han de vestir los solteros. O eso es lo que manda la tradición. Por lo que en época de carnaval, se consiente que flirteen con las damas del lugar. Hace años el carnaval estaba tan arraigado que algunos llegaban a pasar más de una semana disfrazados día y noche. Dormían en los pajares y su única premisa era la diversión.
Hoy, sin embargo, solo se mantiene el espíritu anárquico y agitador. El felo moderno se reúne en grupos, y desde la década pasada incluso los niños y las mujeres pueden participar.
Y es que en Orense las tradiciones se mantienen. Ya sean los cigarrones de Verín, como los boteiros de Viana y las pantallas de Xinzo. En Galicia las costumbres siguen siendo diversión.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook