Mapa de recursos


PRIMAVERA EN EL MAR GALLEGO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El mar en Galicia representa uno de los grandes valores ecológicos, socioeconómicos y turísticos.

Tanto el Atlántico como el Cantábrico son fuente de riqueza y uno de los recursos principales de la economía gallega. Pesca y turismo son básicos en nuestro desarrollo social, pero el mar es toda una cultura que tiene su cenit en el paisaje.

 
La pesca, tanto de altura como de bajura, sigue siendo uno de los sectores más importantes. Según datos de la administración más del 12 por ciento de la población activa en Galicia depende directa o indirectamente de la actividad pesquera. En total serían unos 120.000 puestos de trabajo, lo que convierten a esta comunidad en la más dependiente del sector pesquero en toda Europa.
Sin embargo, en los últimos años el turismo también ha crecido. El mar es uno de los atractivos para miles de visitantes que vienen buscando nuevos paisajes y emociones, y que acaban descubriendo en la mágica Galicia.
Una fantástica gastronomía, un rural enxebre y unas costas de ensueño son la mejor carta de presentación para una tierra extraordinaria. Un lugar tranquilo donde el descanso y el ocio están garantizados.
Porque las vistas marinas más impresionantes están en las costas Gallegas. A la luz primaveral, cuando el sol aún nos da de frente en los ojos nuestras costas resplandecen de un modo especial.
Busquemos, entonces, algunos espacios que presuman de primavera. Lugares emblemáticos ejemplo de lo que nos podemos encontrar entre los casi 3.000 kilómetros de costa.
Comencemos nuestro viaje por A Guarda. Villa celta de rocosos acantilados como el de Cabo Silleiro,- el mirador más impresionante del sur gallego,- cuyos precipicios están cubiertos de un mar de plata con espuma blanca. A la que nosotros llamaremos la Costa de la luz. Luz que se torna dorada con el color del atardecer, donde podremos dejarnos llevar por la energía de la tierra y la belleza del momento.
Si continuamos nuestro trayecto, de camino a Bayona pasaremos por Oia. Un impresionante lugar en donde el viajero podrá hacer un alto en el camino para deleitarse con la visita al monasterio de Santa María.
Si continuamos nuestra ruta por el Atlántico, un poco más al norte sentiremos la calma de una ría muy especial: Aldán. A la que llamaremos la Costa de la Vela. Un lugar con playas de ensueño. Su puerto de abrigo sirve de refugio para los pescadores y su privilegiada ensenada da color a uno de los pueblos más hermosos de la península del Morrazo.
Si seguimos navegando cara el fin del mundo, cambiamos las tranquilas aguas del Atlántico por las frías corrientes del Cantábrico. El viento y las increíbles olas invitan a los amantes del surf a hacer una parada por esta costa del Aire.
Aquí, donde nuestra hermana Irlanda, está más cerca Bares nos saluda. Punta y faro dejan perplejos a los viajeros que llegan a este saliente costero.
Sin embargo, nuestro objetivo está en la ría do Barqueiro. La mejor postal de la primavera. Su extraordinaria belleza no deja indiferente a nadie que la visite. Y como final de esta ruta marítima navegamos hasta las impresionantes playas de La mariña lucense. La Costa de Arena fina. Sinfonía de un canto que ya hemos entonado. Viveiro, Vicedo, Foz, Ribadeo. Son pueblos marineros con un encanto especial. Lugares de costas con arena suave que el mar ha esculpido con maestría. Poesía escrita en las Catedrales de piedra. Es la magia de la primavera en el mar gallego.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook