Mapa de recursos


LA SIERRA FANTÁSTICA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La cumbre del Iroite a 700 metros de altitud nos ofrece espléndidas vistas.

El mar y la montaña, en perfecta, comunión dan origen a un paisaje asombroso. Nos asomamos al balcón de la Sierra Fantástica en las cumbres del Barbanza, creadoras de uno de los espacios más bonitos de España.

 
Existen dos formas de identificar los contornos geográficos de este tramo de costa, sobre un mapa o a vista de pájaro; a elegir.
La mejor perspectiva es sin duda la que se obtiene desde un punto privilegiado erguido sobre el vértice de una sierra. Podría ser la cumbre que llaman Iroite, la que llaman el Barazal o las más conocidas la Curota a A Curotiña.
Desde cualquiera de ellas nos asomaremos al balcón de la Sierra del Barbanza, la Sierra Fantástica, la cima que compone una de las panorámicas inigualables de la costa gallega.
Una visión casi aérea de las Rías Baixas, que en días claros se dice que alcanza hasta el mismo Portugal.
En estas ocasiones se convierten en el mejor punto para comprender la tranquilidad de las Rías, mientras a nuestros pies los barcos y las mejilloneras parecen figuras de una enorme maqueta.
Por los cuatros costados nos sorprenden las aguas atlánticas y los espacios naturales llenos de matices diferentes ahora que ya es primavera.
La sierra se eleva salvaje y majestuosa entre las rías de Muros- Noia y la de Arousa y esconde celosamente inesperadas sorpresas que hoy les descubriremos. Sierra y mar se combinan para ofrecer una variada e inolvidable oferta de recuerdos. Los de unas villas dinámicas con vida propia, o los de unas playas de verano hoy solitarias bajo la influencia de los vientos primaverales. Las brisas marinas son las mismas que sacuden las arenas de Corrubedo, un ecosistema único de increíble fuerza visual en el que reina la gran playa, la duna móvil y las lagunas embellecidas por nenúfares.
La acción envolvente del océano se vuelve más palpable si cabe, a medida que nos acercamos a otro espacio de ensueño, el mítico Monte Louro, el espigado perfil de esta costa que esconde el principio de A Costa da Morte.
La singularidad de los territorios que componen el área barbanzana permiten descubrir una infinidad de matices geográficos que comprenden desde ecosistemas irrepetibles, hasta cimas donde transcurre la vida entre el mar y la montaña en perfecta sincronía. En definitiva, la llegada de los escarpes, la distensión y el desenfado de esta tierra, marcó la personalidad tan característica que distingue el Barbanza.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook