Mapa de recursos


Y EN EL CORAZÓN MÉJICO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La gran sierra tiene entrañas mejicanas.

Porque de ella partieron hacia el viejo continente muchas gentes que en ella habitaban… y a ella volvieron con remesas de riqueza, eso sí a un precio también alto, con lo que supone la ausencia durante muchos años del hogar nativo.

 
Al otro lado del Atlántico, a muchos mejicanos les sonarán seguro, los topónimos que dan nombre a apellidos a estas tierras, Fornelos de Montes, Covelo, A Lama, Avión? el origen de muchos de los gallegos que residieron o que todavía residen en ese gran país.
Los gallegos en Méjico se dedicaron principalmente al comercio del mueble, hoy son también muchos los productos gallegos madereros que se exportan y numerosos los acuerdos entre empresas gallegas y mejicanas para la fabricación de mueble de mayor calidad.
El Suído tiene por ello toda una historia, que cuando menos, ha variado parte de su morfología tradicional.
Por ejemplo, las viejas chozas de los pastores, que todavía se conservan en lo alto del Suído, nos recuerda un tipo de vida diferente, aquellos años en los que los ganaderos se turnaban para cuidar el ganado en las altas cumbres.
Lo que no ha cambiado es su condición natural de gran belleza.
A sus pies se extiende un profundo valle drenado por el río Avia y sus respectivos afluentes, como el Valderías que crea espacios como este? lugares llamativos y sorprendentes de la Galicia que tiene al agua como actor principal en sus puestas en escena.
Porque el Suído es fuente madre de muchos ríos, cuna de verde pastos y el enclave perfecto para la variedad enana de nuestro tojo gallego que crece entre los grandes pedregales y que presiden la parte alta de la sierra.
Es en las zonas donde aflora el agua donde aflora también la vida. Dijimos que el Avia nace en las laderas de este perfil erosionado, en Fonte Avia. A su paso por Avión forma el embalse de Albarellos. Son ya más de 20 años los que el río, antes e seguir su curso, se frena instantáneamente en esta presa. Su curso sigue por Leiro, y Ribadavia quien le debe su nombre y sin apenas darse cuenta sus aguas se funden con las del padre Miño llegados al Coto do Frade.
Siguiendo la vertiente contraria de la ladera del Suído, la lengua de agua que riega las tierras de ese lado, las pontevedresas, es el Verdugo que aunque menor, si es conocido por su riqueza truchera. Todo el recorrido del Verdugo es de una sorprendente belleza y recomendado para todo aquel que sea aficionado al contacto con el entorno natural, senderos, cotos? un sin fin de rincones en los que perderse antes de ceder todo su caudal en beneficio de la ría viguesa.
Cada uno de los escondites que crean los ríos del Suído guardan su propio encanto, pero sin duda los más bellos espacios son los que forman las aguas reposadas por pequeños instantes, pequeños o grandes remansos de los ríos que seguro fueron diseñados para perderse y soñar con la Tierra Mágica. Estas son las Pozas de Melón, las más conocidas, pero les aseguramos que no las únicas.
Son aguas que descienden mucha altura en pocos kilómetros, por eso su fuerza esculpe bellos espacios sobre la roca que se enternece bajo las aguas cristalinas, en las zonas más encañonadas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook