Mapa de recursos


CUANDO VAMOS DE COMPRAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Tuy y Valença do Miño, dos ciudades-monumento, turísticas y comerciales.

Las ciudades del Miño ocultan tras sus nombres una larga historia de convivencia fronteriza, a veces cargada de disputas por intereses lejanos y a veces por gratos proyectos comunes. Tui y Valença están unidas por un mismo río que en los mapas oficiales cambia las riberas de color, pero que en realidad tiene idénticos matices.

 
Las dos villas están hermanadas natural y socialmente siendo el símbolo de esta unión los dos puentes.
Este de hierro, el Puente Internacional, aún utilizado por el ferrocarril, que dicho sea de paso, es la asignatura pendiente de Portugalia, se le atribuye al arquitecto francés Eiffel y forma parte, desde hace más de un siglo, del testimonio fronterizo entre Tui y Valenca.
En la actualidad se cuenta con un nuevo puente de hormigón que une igualmente las tierras españolas y las Portuguesas a través del acceso natural de la Autopista del Atlántico que vertebra la euroregión entre Ferrol y O Porto.
Todo esto es causa y consecuencia del futuro común que se está creando, del flujo cultural, social, turístico y comercial que las dos villas viven. La Fortaleza de Tui es el correlato de la de Valença al otro lado del río, ya en tierras portuguesas.
Por si misma la ciudad episcopal y capital de una de las provincias del Antiguo Reino de Galicia bien vale una visita por el casco histórico donde la magnífica catedral debe servirnos de referencia. Su enjambre de calles, estrechas y con soportais que paseamos, se arremolinan alrededor de la vida comercial que se expande a los píes de esta colina. Los gallegos hacen sus compras diarias, mientras que los portugueses se acercan a este lado del Miño a ojear y a comprar los más variados productos, todo lo encuentran en la fería semanal, gangas, comestibles, ropa... o entrando en alguna de las modernas tiendas que llenan las calles más renovadas de la villa.
Pero también los gallegos cruzamos el padre Miño para hacer nuestras compras. Años atrás, este encantador y colorido enclave histórico-artístico (que se le atribuye a otro arquitecto francés, Vauban) fue la meca comercial a la que ya los españoles acudían a comprar artículos, sobre todo textiles, muy económicos. Hoy sigue siendo un precioso gran bazar, que ha ampliado la variedad de sus productos y también la gama de precios, que por cierto, se han aproximado a los españoles.
En un entorno más luminoso al más puro estilo portugués, centena y media de establecimientos desarrollan el comercio tradicional destacando los textiles, la artesanía, cobres? Un comercio muy típico que es una de las principales postales de Valença. Son ahora numerosos los establecimientos que desenvuelven un comercio pujante y en expansión que atrae a cientos de gallegos todos los días y quizás a miles los fines de semana, cuando tambien se celebra la Feria, un mercado de referencia para toda España y Portugal.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook