Mapa de recursos


UNIDOS POR EL MIÑO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Estas son las fronteras entre Galicia y el vecino Portugal. Naturaleza, agua y cultura.

Sin banderas. Sin pasos fronterizos. El río que une pueblos. El denominador común de una región: Portugalia. El lugar de donde parte una cultura de raíces, con tradición similar. El nexo de una vida que se organiza tanto a un lado como al otro, de igual modo.

 
Valença es un ejemplo de lo unidos que estamos gallegos y portugueses. En origen, esta hermosa villa se llamó ?Contrasta? que significaba población opuesta a otra. O sea, su nombre se lo debió a estar enfrente a la ciudad fronteriza de Tuy. Que se puede divisar a lo lejos desde la magnífica fortaleza.
Fortín de obligada visita en la villa de Valença. Edificada entre el siglo XVII y XVIII, posee un estilo que recuerda mucho al del arquitecto francés Vauban, algunos, incluso, atribuyen la obra al famoso constructor, aunque la historia no da testimonio veraz de que eso fuera así. Hoy, la fortaleza es el centro neurálgico de la villa. Sus calles empedradas son testigo del paso de los años y reflejo de la vida de la ciudad, que se llena diariamente con la visita de cientos de turistas ávidos por explorar cada detalle, buscando la ganga y la diversión. Intentando ocupar el tiempo con la ilusión de estar en un lugar distinto, que en el fondo es igual al nuestro.
Valença y Tuy se miran a través de las aguas del río Miño. Que vienen a ser la pasarela natural entre ambas ciudades. Y sobre las que se alza el fantástico puente Eiffel. Un de los pasaderos más concurridos entre ambos países. Su estructura metálica da un toque de modernidad a un entorno dominado por lo natural.
Aunque su construcción dista mucho de ser actual, edificada por el arquitecto Eiffel en el año 1885 este hermoso puente, ha sido espectador de miles de historias y aventuras que han transcurrido entre ambas riberas.
Si seguimos el trazado marcado por nuestro río mágico llegamos hasta otro puente, el de la Amistad, que une la ciudad amurallada de Vila Nova de Cerveira, con la localidad gallega de Goián.
El recorrido por los márgenes de este torrente nos permite disfrutar de la belleza de este paraje natural, donde las pequeñas embarcaciones se mecen tranquilas a las orillas de un río que nos invita al paseo.
Vila Nova de Cerveira es una pequeña localidad sustentada fundamentalmente en el turismo, cuya historia se remonta a la edad del hierro. Sus callejuelas e iglesias invitan al viajero al reposo y al ocio.
Y nuestro viaje concluye en donde el río de agua dulce se funde con el mar. Donde portugueses y españoles viven unidos por la tradición, el lugar donde Caminha y A Guarda se descubren.
Caminha es ejemplo de cómo la actividad de sus gentes se ha organizado a lo largo de los tiempos en torno a este río común entre ambos países. Es un lugar turístico que está a tan solo 50 minutos de Vigo.
La ciudad Atlántica es el sitio perfecto, para hacer un alto en cualquiera de sus fantásticos restaurantes y disfrutar de la rica y variada gastronomía del lugar. Donde la trucha y la lamprea de las aguas del Miño compiten con las exquisiteces de otros productos como el bacallau,- plato nacional del vecino Portugal. Y es que en ambos países, gustamos del buen comer y el buen vino, porque ésta es tierra de albariño. Y con una buena mesa y unas excelentes vistas recordamos que Galicia y Portugal estamos unidos por el Miño.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook