Mapa de recursos


LA MÚSICA QUE ENAMORA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hace cien años que Pascual Veiga ha muerto, pero su música le sobrevive.

Aunque no ha sido uno de los compositores más prolíficos de Galicia a lo largo de su historia, sí se puede afirmar que dos de sus obras resultaron trascendentales en nuestro resurgir como País.

 
La música es la una de las mejores muestras de que alguien ha pasado por este mundo. Es como un mapa de la vida, del corazón o del suspiro de quien la ha compuesto.
Es el caso de Pascual Veiga, hace cien años que el autor de la música del Himno Gallego ha muerto, sin embargo es su propia música la que le pervive. A pesar de no haber sido uno de los autores más prolíficos de Galicia a lo largo de su historia, sí que dos de sus obras resultaron trascendentales en nuestro resurgir como País.
Y seguro que toda obra de Veiga estuvo condicionada por el ambiente que en aquella época se vivía en el Seminario de Santa Catalina de Mondoñedo, villa natal del compositor y uno de los centros neurálgicos del pensamiento y de la cultura del siglo XIX.
Con tan notable influencia y con su propio talento no es de extrañar que esas, sus dos obras, (se hayan convertido en unas) sean de las más populares y significativas del (sentir) patrimonio musical gallego.
Se trata en definitiva, del sentido armónico de unos versos que en ambos casos reavivaron el alma de los gallegos. Por un lado puso música a aquellos versos que hablan de la ?aurora que comeza a pintar a luz que enamora na terra e no mar?
Es decir, una Alborada que, como hemos visto, para los gallegos significa algo más que un amanecer del día, significa el despertar, O Rexurdimento de una época de oscurantismo que no había dejado crecer a Galicia en el ámbito literario, social y cultural, justo en la época que el resto de la península había disfrutado de un espectacular Siglo de Oro.
Pero obra más trascendental fue aquella que puso notas y por tanto melodía a los versos que hablan do ? do Fogar de Breogán?
Al compositor mindoniense debe Galicia su himno, escrito por el bardo Condal, que aunque no fue una obra escrita con esa intención, sí expresaba un sentimiento de orgullo como País. Un orgullo que dicho sea de paso, tiene su origen en la emigración gallega y que se hizo sonar por primera vez en Galicia por la Coral ?El Eco? y el ?Real Coro Toxos e Frores?.
Además del primero de los coros, Pascual Veiga fue fundador, y es que su huella en el mundo de la música se había dejado sentir desde muy temprano; como infatigable creador de orfeones, y compositor de numerosas cantigas populares para polifónicas, de las que en su época fue alma y vida.
Este año se cumple el centenario de su muerte, cien años de la muerte de una de las figuras más representativas del sentir gallego, y que este año seguro, muchos recordarán en el viejo cementerio mindoniense, al pie del mausoleo que le dedicaron sus paisanos y los gallegos que desde la emigración añoraban a su muerte, la vieja alborada, La Alborada de Veiga.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook