Mapa de recursos


DONDE SE QUEJAN LOS PINOS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Historia, cultura, naturaleza y leyenda

Todo esto resulta admirable en las tierras que baña el Xallas, ya en su tramo final. Por eso es el paisaje de Pondal. Porque es la inspiración del Bardo aquí nacido. El Castro de Nemeño, el mas grande de Bergantiños, el “rey dos Castros, castro forte” como describió el poeta.

 
Este es sin duda uno de los paisajes más poéticos de Galicia. Y no podía ser de otra forma, porque ésta es tierra de poetas, que encontraron inspiración entre piedras, leyendas y aguas transparentes.
Cualquiera diría que nos encontramos en plena Costa da Morte, pero Ponteceso disfruta de la calma que le otorga este paisaje fluvial. El río Anllóns tiene aquí su tramo final, atraviesa tranquilo el puente del siglo XIX que separa los municipios de Cabana de Bergantiños y Ponteceso y se encamina hacia su fin. Pero no se va sin dejar huella, y desde la cima del Monte Branco contemplamos boquiabiertos que en su desembocadura forma la ensenada de A Insua. Un espacio húmedo de cuatro kilómetros de longitud de gran valor ecológico y paisajístico. Una superficie de más de mil hectáreas que comprende marisma, llanura intermareal y dunas, y da pié a la formación de la ría de Corme y Laxe.
Ya es este un buen tema para la creación literaria, y sin duda Pondal se vió, seguro sugestionado en su casa a orillas del río, como bien dijo el llamado bardo de las letras gallegas: ?por onde o Anllons con nobre maxestade camiña ó seu destiño derradeiro?
Aunque en la pequeña Ponteceso, como la llamaba el poeta, la historia y la leyenda se confunde en cada rincón.
La historia quizás es la del castro de Nemeño, que dicen que descansa bajo estas tierras y que es el ?rei dos castros, castro forte?, el más grande de Bergantiños.
La leyenda la encontramos en la Pedra da Serpe, que data ya de la época romana. Se cuenta en la villa que hubo una plaga de serpientes en la zona. San Adrián llegó al pueblo con los romanos y de un golpe seco en el suelo desaparecieron los reptiles dejando en recuerdo del milagro su dibujo grabado en la piedra.
La historia es también la de los romanos, que ansiaron estas tierras y las cuidaron con construcciones como la iglesia de Cores o la de San Adrián, también en la de San Vicencio que aún mantiene la puerta del siglo XII.
En Ponteceso es donde se quejan los pinos, nos donde cantan y donde la naturaleza inspiró algunos de los más bellos versos que han nacido en estas tierras.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook