Mapa de recursos


LA MÚSICA DE LOS RÍOS MENORES

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los ríos crean paisajes de naturaleza asombrosa.

La sinfonía natural que suena esta vez nos obliga a seguir otros senderos de agua, porque la lluvia hace que fluyan llenos los regatos que nacen en el Suido, y que se convertirán en ríos menores cuando crucen las tierras del Ribeiro en busca del Miño o del Avia.

 
Ya hemos oído la melodía principal del agua que atraviesa el ribeiro. Pero existen otros sonidos, la sinfonía que crean los senderos de agua, los regatos que nacen también en la mágica sierra del Suído.
O las notas de aguas que se abren paso a lo largo de estas tierras para alimentar a los ríos más grandes y convertirse también en parte de la historia, formar el gran río que atraviesa este país de tierras verdes.
Porque este es el país de los mil ríos, y aquí lo comprobamos, y se lo mostramos, en esta comarca de paisajes fluviales.
Paisajes impresionantes como el que forma el río Valderías. Encajado en las montañas de Avión, donde la primavera se retrasa este año. Un río que va cantando su melodía, a través de puentes, pequeñas cascadas y rocas que lo protegen.
En la playa fluvial se vuelve más dócil, con cantos rodados y aguas cristalinas, toda una invitación a probarlo en las cálidas tardes ourensanas que están por llegar.
El pequeño Río Cerves se precipita monte abajo. Cincela piedras en su camino, en las Fervenzas do Tourón, en piscinas naturales de aguas cristalinas, en las impresionantes pozas de Melón.
Muy cerca de la villa del Avia otro río llena de vida la parroquia de Francelos. Es el Outeiro, conocido como el Brul. Un río antaño de anguilas, salmonetes y truchas, hasta que el embalse de Frieira condenó a sus aguas a llevar poco más que algún sábalo.
Nos reencontramos con el Cerves en tierras añejas, donde se encuentra el que fue el balneario más antiguo de la zona.
El río ya se transformó en un hervidero de aguas sulfurosas capaz de curar los males de la piel.
Son los ríos menores que juegan y cantan en estas tierras de vino, de piedra y de agua.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook