Mapa de recursos


LA INDUSTRIA FLORECIDA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Se inicia la democracia en España y crece el interés por el idioma y las artes propias.

El siglo XX conforma él toda una historia, no exenta de trabas que se iniciaría en el Segundo Renacimiento, continuaría con el silencio interior provocado por la Guerra Civil y concluiría con la nueva y lenta eclosión.

 
Se inicia la Democracia y crece el interés por el idioma y consecuentemente por las Artes propias. La restauración de este estado de libertad traería nuevos elementos desconocidos para todos aquellos nacidos después de la Guerra Civil: organizaciones partidistas, sindicales, manifestaciones, en definitiva, todo un abanico de novedades para las generaciones que nacieron bajo la sociedad franquista. Así, la literatura no permaneció ajena a todos estos cambios y justamente en 1980 asistimos a la creación de la Asociación de Escritores en Lengua Galega que nació con la intención de trabajar a favor de la Normalización del hecho literario.
También en este contexto se crea el PEN Club de Galicia, integrado desde sus inicios por destacables figuras como lo fue en su día Carlos Casares. Esta entidad desde sus comienzos promovió diferentes actos literarios y la libertad para aquellos escritores ignorados por sus revolucionarias ideas; defendió también los derechos lingüísticos, expandió nuestra literatura y constantemente posibilitó las relaciones con escritores de todo el mundo.
Otro dato nada despreciable en este marco socio-cultural, es el que se refiere a la entrada de la Lengua y Literatura Gallega en la enseñanza, consecuencia de una ya Oficial Normalización Lingüística. A esto se debe la formación de un lectorado numeroso, mayoritariamente juvenil, aunque por el momento resulta algo impuesto por el nuevo sistema educativo.
Es seguro que ese público sirve para mantener un mercado bastante más rentable que el que conoció toda la historia de la cultura gallega.
Otras Artes como la música, el cine o el teatro ponen también sus ojos en los relatos gallegos aportando su grano de arena al desarrollo y al resurgir del idioma.
A partir de aquí crece y florece una nueva industria. El asentamiento de las editoriales, imprentas y la convocatoria de premios literarios será lo que impulse la literatura ya en las últimas décadas.
Nuevas tendencia y nuevos autores que, en definitiva ayudan a que se incremente notablemente el índice de publicaciones. Entre 1975 y 1984, por ejemplo, se publicaron más obras que en toda la historia literaria anterior.
Fueron las nuevas editoriales, guiadas por las pioneras, la Editorial Galaxia y Ediciós do Castro, con imprenta propia, las que ponen la base del nuevo resurgimiento del libro gallego, alcanzando unos niveles óptimos de comercialización.
Se trabajan nuevos géneros, se crean nuevas colecciones especiales dentro de las diferentes editoras, y se adaptan los clásicos gallegos para el uso escolar traduciendo obras originales.
En definitiva, que el libro gallego y el idioma crean una industria emergente que cuando menos deja entrever un futuro esperanzador para nuestra cultura.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook