Mapa de recursos


El Ambiente Literario

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Cambian los tiempos y cambian también los modos.

Las tertulias fueron la esencia de nuestra cultura mediado el siglo XX y a ellas debemos muchos gallegos nuestro interés por la literatura. Y en ellas despertó también, hay que decirlo, la vocación de muchos de los actuales escritores de moda.

 
Existió en Galicia, no hace tanto, una época en blanco y negro, de episodios que transcurrían entre calles empedradas y hombres engalanados como protagonistas de tertulias literarias en cafés de los que ya casi no existen, de techos altos, maderas nobles y espacio para la conversación.
Porque aquellas reuniones fueron la esencia de nuestra cultura. Alrededor de estas mesas surgieron vocaciones literarios y despertaron instintos culturales. Las antiguas tertulias literarias eran el hervidero de una sociedad inconformista. Los libros ocupaban la mayor parte del tiempo; bellas palabras y mejores ideas que los grandes literatos intercambiaban en sesiones de tarde y humo. Pero también había espacio para una política que, como siempre, no contentaba a todos.
Las tertulias del Derby santiagués, con Ferrín, las del Miño ourensano que encabezaban Blanco Amor o Risco o las de muchos otros cafés gallegos que acogían las mejores discusiones políticas y literarias que se dieron en este país.
O lugar es el mismo, Galicia, pero ya es distinto. Cambian los tempos y cambian os modos.
El arte literario vuela de punta a punta del planeta por una red invisible que comunica entre si todo a todo el planeta, desde Australia hasta Fisterra.
Parece que todas las artes están a nuestro alcance, pero quizá nunca estuvieron tan lejos. Porque la oferta es infinita. Galicia despierta cada día con su agenda a rebosar de actos culturales, teatro, música, conferencias, exposiciones? para todos los gustos.
Estamos en la era de la informática, de la comunicación y de la cultura. Por esos tenemos en esta Galicia del siglo XXI una Cidade da Cultura en construcción que se convertirá en el punto al que dirigir nuestras inquietudes artísticas, ell núcleo donde concentrar nuestro conocimiento.
La labor que llevaba a cabo la tertulia de café la realizan ahora instituciones, entidades culturales o fundaciones. Son divulgadores de cultura a la vez que mecenas de los intelectuales del siglo XXI.
Son las nuevas formas de relacionarse, de comunicarse, de canalizar la ansiedad de un pueblo por conocer y dar a conocer su cultural.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook