Mapa de recursos


SISTEMA FLUVIAL DEZA-ULLA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El agua es el auténtico escultor de esta comarca de enorme interés ecológico.

Bien conformando ríos con tramos que alternan la mansedumbre y la serenidad con otros más encañonados, salvajes e inaccesibles, bien en forma de lagunas o cascadas espectaculares, el agua es el auténtico escultor de esta comarca de enorme interés ecológico y geología complicada.

 
Como hemos visto hasta ahora, el agua del Deza es quien dibuja el paisaje en estas tierras que hoy caminamos. Lo cierto es que el agua es el auténtico escultor de esta comarca de enorme interés ecológico y complicada geología.
Sin ir más lejos, el tramo final del río es uno de los más impetuosos e inaccesibles de los ríos pontevedreses.
Y con razón es uno de los favoritos para los amantes de los deportes de riesgo. Quizás empiece su recorrido justo de agua, hasta llegar a la zona de A Careixa, donde desde hace unos años el verano se vive más intensamente. Un espacio natural de lo más agradable, reconvertido para el ocio.
Ya en el resto del recorrido va alternando la mansedumbre de algunos tramos serenos con otros que se estrechan esculpiendo los pasos más francos. De todos modos el paisaje es fantástico y estos primeros pasos sobre el río sirven para quitarnos de encima la pereza.
Sus laderas empinadas albergan las mejores fragas del norte de la provincia, alisos, alcornoques, carballos? son esta vez los protagonistas de los más bellos cuadros. Nos encontramos con agua que salta fresca encajonada entre paredes graníticas y pasos con fuerte desnivel que merecen la pena reconocer desde la orilla; desde Ponte Sulago justo antes del cual se encuentra el paso más fuerte del río.
Pero el Deza, como guardando respeto, se vuelve a calmar justo antes de entregarse al río Ulla. En Cira, a la que llaman la huerta de Silleda.
Así el Ulla crece alimentando sus 132 kms, y su cuenca, la segunda más grande de Galicia después de la del Padre Miño.
O que máis me embebecía era o cantar redondo que ten o Ulla, e que non lle oín a ningún outro río (Xosé María Castroviejo, "Memorias dunha terra")
Porque el Ulla se engrandece para crear espacios igual de bellos que que naturales, escondites con música propia y con historia ya próximos a Compostela.
El Paso da Cova es, ni más ni menos, que el más conocido, el más temido y también el más ansiado.
Se estrecha aquí el Ulla para salvar este paso de 14 metros que parecen menos desde las alturas, desde el popular Ponte de Gundián que es donde hoy les dejamos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook