Mapa de recursos


EL VUELO DEL CORMORÁN

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las imágenes aéreas mas impresionantes de todo este territorio entre Esteiro y Ézaro.

Desde el aire, la Costa Abierta aparece aún más hermosa. Y la Ría de Muros se ve aún más tranquila. Y sus vigías, el Monte Louro y O Pindo, contemplan la infinidad oceánica en donde se esconde el Fin de la Tierra.

 
Hasta el momento hemos descubierto pueblos marineros, playas y reservas naturales. Sin embargo, ahora nos toca volar sobre la comarca de Muros. Tal y como si fuésemos un cormorán y sus ojos nos describieran la sensación de ser pájaro.
La comarca se compone de dos ayuntamientos: Muros y Carnota. Tanto mar como montaña ofrecen muchos atractivos a quien la visita.
La hermosa ensenada de Esteiro es el punto más al sur. Esta zona es uno de los lugares más tranquilos de toda la costa. Resguardada de los vientos aquí es el lugar idóneo para practicar todo tipo de deportes marítimos.
La costa de Muros es cimbreante. Siguiendo su trazado descubrimos pueblos marineros y arenales que van llenando de vida este lugar.
Vida de costa y de mar. Donde otras protagonistas son las bateas. Sobre todo de mejillones, que van salpicando la inmensidad azul como pequeños cubos simétricos y organizados. Su cultivo empezó en 1946 y hoy, constituye un sector ya consolidado.
La cabeza de comarca es Muros. Su economía gira entorno a su puerto y a la lonja. Aunque en los últimos años el despunte turístico ha sido muy importante.
Si dejamos este pueblo atrás percibimos como el mar juega con los colores. La ría se abre. El océano se vuelve más quisquilloso. Todo parece más salvaje. Los tonos marfil, verde y azul son fruto de la combinación armónica entre la arena, la marisma y el agua salada.
La calidad medioambiental y las aguas limpias han propiciado que, muchos de estos lugares, estén protegidos debido a su gran valor ecológico.
Hay mucho por descubrir en Muros. Dos de los hórreos más grandes de toda Galicia se encuentran en esta zona, a escasos kilómetros el uno del otro: uno está en Lira y el segundo en Carnota.
En plena línea de playa vigías silenciosos giran en torno a la costa, y avisan al marinero del peligro. Son la estampa del desafío al mar.
Y es que la costa de Muros en cualquiera de sus puntos es etnografía, es libertad, es tranquilidad, es paz. Es el Muros visto desde el aire, donde el cormorán es el rey.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook