Mapa de recursos


Entre el Mar y la Tierra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A las puertas del monte Pindo nos encontramos con Ézaro, la cascada del Xallas.

Desde el mítico monte Pindo, alcanzamos esta vez el espacio marítimo de Ézaro, que es parroquia de Dumbría, para remontar la cascada del Xallas y seguir los senderos de belleza, verdes y plata, que nos marca su curso en las tierras de Soneira.

 
Uno de sus mayores reclamos es la desembocadura del río Xallas. Todo un espectáculo tanto cuando no lleva agua, como cuando cae en cascada a lo largo de más de 60 metros de altura, hasta mezclarse con el mar.
A pesar de la influencia del Atlántico, el municipio de Dumbría tiene las temperaturas más extremas de toda la comarca. Lo que la convierten en un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza.
Con una población de más de 4.000 habitantes. La actividad primordial a la que se dedica su gente es la ganadería. Según los datos del último censo tienen 377 explotaciones ganaderas. Lo que supone en torno a unas 5.500 cabezas de ganado. Pero además, en sus 125km cuadrados de superficie, este ayuntamiento posee un rico y variado patrimonio histórico y cultural. Así que es bastante frecuente encontrarnos con castros como el de Regoelle, o piedras como esta Pedra Ancha, que está orientada hacia donde sale el sol, y donde hay petroglifos inscritos; o esta otra, llamada da Cabalgada. Situada a las faldas del monte Logoso. Un curioso capricho de la naturaleza en plena montaña. Desde donde se dominan unas excelentes vistas.
Pero los que sí podrían contar historias son los caminos. Porque Dumbría es paso de peregrinos. A lo largo de estas sendas es fácil encontrarnos con puntos de meditación y oración. Como esta capilla das Neves. En su altar, los caminantes dejan mensajes, vivencias y sentimientos al amparo de la Virgen.
Este, en cambio, es el cruceiro Marco do Couto. Está en la parroquia de Buxantes. En medio del camino que marca la senda de Santiago hacia Fisterra. Por aquí, hoy pasan cientos de peregrinos que siguen los símbolos xacobeos, pero antaño este lugar ha sido camino real. Uno de esos lugares de paso para nobles, y una importante vía de comercio.
Dumbria tiene verde y azul. Campo y mar. Es un lugar natural y hospitalario, que invita al viajero a explorarlo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook