Mapa de recursos


MUEVE MOLINOS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Vimianzo partimos en busca del río Grande que da origen a la bella ría de Camariñas.

Hay una ruta marcada que nos lleva de parroquia en parroquia, y que nos permite conocer antiguas necrópolis, iglesias románicas, pazos, cruceiros y ermitas. Pero lo mas interesante de esta ruta está en Mosquetín, un conjunto de batanes y molinos, que resultan ser una de las muestras etnográficas mas interesantes de Galicia.

 
El curso de los ríos arrastra algo más que el agua que nace para ir a morir al gran mar salado. Se lleva egoistamente, en medio de los mejores escenarios naturales, toda una historia de gentes, de pueblos, de sentir y quehaceres que han marcado las distintas épocas.
Buscamos pues, en el Río Grande los espacios que dan forma a esas historias que acaban en la Ría de Camariñas.
A lo largo del tiempo, las gentes de Vimianzo han tenido que ingeniárselas para satisfacer sus necesidades cotidianas. Unas necesidades sociales, religiosas pero sobretodo económicas que han dejado huella, de parroquia en parroquia, a ambos lados del Río Grande de O Porto.
La clara muestra de este ingenio son los molinos y el conjunto de batanes de O Mosquetín, que durante décadas permitieron a los vimianceses aprovechar la fuerza de las aguas del Río. El Mosquetín fue testigo de un modo de vida que hoy ha cambiado? Antes era el batanear del lino y las continuas moliendas lo que mandaba en la economía del municipio.
Por eso, la importancia y singularidad del lugar es evidente, ya que se trata de un claro ejemplo de la ingeniería popular, que supo aprovechar la fuerza del agua a través de una serie de canalizaciones para moler el grano y para mejorar su industria textil artesanal. Estas antiguas tradiciones perviven también en algunos oficios: aún hoy un gran número de mujeres elaboran el encaje de bolillo, lo que ha hecho que la figura de la palilleira continúe viva a pesar del paso de los años.
Se desconoce la antigüedad de estas construcciones, aunque ya se encuentran referencias sobre las mismas en el Catastro de Ensenada (año 1753).
Los batanes y molinos de Mosquetín pertenecieron hasta el año 1997 a los vecinos del lugar; fue en ese año cuando la Diputación de A Coruña los compró para hacerse responsable de su recuperación, y aprovechamiento turístico.
Los tres batanes y seis molinos harineros eran usados por los vecinos de las parroquias de Soneira y Bergantiños, así como también por gente de la zona del Xallas y de la ría de Noia, para moler grano y abatanar los tejidos de lana que elaboraban de forma artesanal.
Hoy la fuerza del Río se emplea con otros fines: para abastecer esta piscifactoría de truchas que disfrutan casi de primera línea del agua del Río Grande. O para transformarse en energía a las puertas de esta presa hidroeléctrica.
Y es que a través del entorno de este río que se entrega a la Ría de Camariñas allá en Ponte do Porto, somos quien de revivir el pasado y valorar el presente de nuestros espacios naturales, que aunque cambiados guardas bellas y hermosas historias.
Por otro lado, el entorno presenta una frondosa vegetación formada principalmente por especies autóctonas.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook