Mapa de recursos


COSTA DE AROUSA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Partimos de O Grove en busca del verano de Arousa.

Navegamos por la Ría del Oro, que es la fascinación provocada por el paisaje refulgente de este mar sereno en el que crece el mejillón. Porque son las bateas las que acaparan, en primer lugar, nuestra atención. Frente a ellas, surgen islas y playas. Y también villas con encanto que se han convertido en objeto del deseo del turismo español.

 
La ría de Arousa está llena de contrastes. Es la más extensa de las Rías Baixas. Y uno de los espacios donde mejor se combina la belleza natural con el desarrollo económico. La mejor muestra de ello, es observar el impresionante manto de bateas sobre este mar Atlántico. Solo en esta área, hay más de 3.000. Y es que si tenemos en cuenta las cifras, Galicia es la proveedora de la mitad del mejillón que se consume en toda Europa.
Pero donde mejor podremos saborear este molusco es in situ. Como por ejemplo, en Cambados. Donde ya se nota el pulso del verano. Sus calles y plazas esculpidas en piedra se llenan con gentes de otras partes. Y son una pequeña muestra de la arquitectura de la comarca. Catalogada como conjunto histórico artístico, perderse por la señorial zona de Fefiñáns es todo un placer. Su plaza conforma un hermoso conjunto del siglo XVI. Este es el paisaje urbano que inspiró al poeta Ramón Cabanillas cuya presencia sigue viva en su casa natal. Hoy, convertida en museo.
Otro de los grandes ha sido Valle Inclán que observa impávido la costa de Vilanova. El puerto pesquero y el hermoso litoral, porque aquí, es donde ha nacido el ilustre escritor. Una postal llena de playas como esta del Terrón, o esta otra de las Sinas, que se extiende a lo largo de esta villa. Y que, casi seguro han sido fuente de inspiración para la ilustre pluma del poeta.
Del que se ha escrito mucho en los libros de historia ha sido de Vilaxoan. Su importante industria de salazón ha estado vigente hasta 1830. Cuando la crisis produjo el cierre de la misma, y ha dado paso, a la localidad que hoy todos conocemos. Un Vilaxoan acogedor y lleno de gente amable que sabe como sacarle provecho al mar.
A tan solo un kilómetro de aquí, llegamos a Vilagarcía. El núcleo neurálgico del turismo de esta ría. No hay más que observar sus playas atestadas de bañistas. La Concha y la Compostela forman un único arenal. Es el lugar de descanso, ocio y esparcimiento por excelencia de esta localidad.
Siguiendo el paseo marítimo desde Vilagarcia llegaremos hasta Carril. Su puerto estuvo muy relacionado con Santiago de Compostela, durante la Edad Media. Ya que era el punto de entrada y salida de las mercancías jacoveas. Hoy, Carril es un elegante pueblo marinero con olor a salitre y sabor a mar. El lugar perfecto para despedirnos de la Costa de Arousa presenciando la luz del atardecer sobre el mar.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook