Mapa de recursos


EL PAÍS DE LOS CASTROS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Queremos conocer algo más de estos mágicos círculos pétreos.

Desde las ondulantes altitudes de la Sierra de Meira avistamos la serenidad de la Terra Chá y el Valle que crea el Miño cuando, adolescente, se convierte en colector de todos los cursos fluviales de la montaña central lucense.

 
A orillas del Azúmara creció el Castro que hoy es de Rei, capital de un municipio verde-prado, de tradición ganadera. Tradición que mantiene viva el mercado semanal del otro Castro, el que nació en las Riberas del Lea.
Este es el Territorio Celta que nuestra vista también alcanza desde el alto de Viladonga, la vieja acrópolis que durante una década de siglos, habitaron las tribus galaicas mas ricas, y también los soldados de la Roma imperial.
El de Viladonga ?emplazado en un lugar de privilegio desde el que se dominan montes y valles- es un castro descubierto en 1911, cuando un agricultor enganchó con su arado un torques de oro, pero no sería excavado hasta 1970, cuando quedó al descubierto una acrópolis casi circular de 10 mil metros cuadrados de superficie, a la que rodea un sistema defensivo que compone una sucesión de murallas y fosos, además del antecastro.
En el interior de este yacimiento, las construcciones son distintas, tanto por la forma como por la antigüedad de las mismas. Se supone que esta ciudad estuvo habitada durante diez siglos antes de Cristo, perviviendo posteriormente en la era romana. Este de Viladonga es el Castro de mayor valor didáctico de cuantos se conservan en Galicia, aunque todavía queda mucho por excavar en él. De sus entrañas se ha extraído un auténtico tesoro: torques de oro, cuentas de collares, broches, monedas, tégulas e incluso un tablero de damas. Se pueden ver en el Museo, que mantiene activo un taller de restauración.
Los castros de esta zona de Castro de Rei fueron aprovechados en la Edad Media para construir edificaciones defensivas, de las que la mejor muestra fue la fortaleza de los Castro de Lemos, de la que solo quedan algunos restos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook