Mapa de recursos


Patrimonio de la Humanidad

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La mejor muestra del cambio producido en el entorno por la explotación minera, en tiempos de la romanización.

Las Médulas están muy cerca de cualquiera de los municipios bercianos o valdeorreses y es uno de los paisajes culturales mas interesantes del mundo. Un bien reconocido por la UNESCO que une a su significado patrimonial e histórico su tremendo valor ecológico.

 
Este paisaje puede parecer algo fantasmagórico, enigmático o incluso irreal. Pero en lo que todos estarán de acuerdo es que es sin duda algo insólito. Pues este paisaje tan peculiar son las Medulas, un yacimiento aurífero explotado por los romanos a lo largo de dos siglos.
Fue la mayor mina a cielo abierto de todo el imperio romano. La técnica se denomina Ruina Montium. El agua era transportada desde los montes a través de una red de canales de más de 150 km. Mientras se excababa una red de galerías a distintos niveles y de diferentes longitudes. Por estos túneles se conducía el agua que derruía el monte, arrasando piedras y lodo. Finalmente se lavaban las arcillas extraídas para obtener el oro. Mediante este sistema consiguieron extraer más de 5.000 kilos de oro El mirador de Orellán es un punto privilegiado para contemplar este paisaje.
A parte de eso las Médulas son un bien de interés cultural en cuanto que Zona Arqueológica desde 1996, y como Espacio Natural fueron declaradas Monumento Nacional en 2002.
Aunque el mayor reconocimiento otorgado a estas tierras es el de Patrimonio de la Humanidad que goza desde 1997. Este título incluye una consideración muy particular, la de Paisaje Cultural. Es decir la UNESCO, consideró en su elección al conceder este galardón, que este paisaje aúna valores naturales y culturales, la interacción del hombre en la naturaleza.
Esto supone un reconocimiento al valor cultural y medioambiental de las Médulas. Pero también supone un revulsivo para la actividad económica de la zona, como un recurso turístico de vital importancia para los tres municipios que abarca, Borrenes, Carucedo y Puente de Domingo Flórez. Y es que aunque a simple vista no lo parezca, este enclave ocupa una extensión de 100 kilómetros cuadrados, por los que se esparcen cada año unos 100.000 visitantes, que acuden sobre todo en los meses de julio y agosto.
No es el único paisaje minero del noroeste peninsular. Pero este del Bierzo es el mejor conservado, es un paisaje vivo. Conserva los castaños introducidos en la época romana, y símbolo ya de estas Médulas. Mantiene también importantes zonas húmedas, como el Lago de Carucedo.
Dice la leyenda que este lago se formó con las lágrimas de Borenia, la hija de Medulio, que al ver a su pueblo sometido y esclavizado por los romanos lloró tanto que inundó el valle y las aguas se llevaron su cuerpo.
Pero este lago se produjo en realidad por el taponamiento de una zona por ésteriles de la mina. Hoy en día es un humedal protegido. Se convirtió en un importante recurso piscícola y en lugar de recreo para los habitantes de la zona. En un principio nos engaña la niebla, pero en unos minutos descubrimos que son dos, no uno el lago de Carucedo. Nos cuenta Teresa que no fue siempre así, que hace años estaban las dos partes unidas y con el tiempo se fueron separando.
Teresa es nuestra guía, es de Carucedo, pero es además la responsable del Aula Arqueológica de las Médulas. Situada a la entrada del pueblo, es el punto de partida para cualquier visitante aplicado. Aquí se recoge toda la información, mapas que nos indican las rutas a seguir, maquetas o dibujos reconstructivos del sistema de extracción. Expone también reproducciones de algunos de los instrumentos que fueron utilizados por los romanos como el nivel o el corobates, imprescindibles en topografía para el trazado de los canales.
El espectáculo es impresionante, montañas rojizas y picudas que hacen que nos sintamos minúsculos ante tanta grandiosidad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook