Mapa de recursos


El País de los Lagos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Abundan los humedales y lagunas en la parte central de la provincia lucense .

Todas se pueden alcanzar desde Castro de Rey y constituyen una de las pocas zonas húmedas de interior que hay en Galicia y tienen un alto valor ecológico, principalmente por su flora –con especies únicas- y por la rica variedad de aves que en ellas descansan en sus migraciones, especialmente en esta época.

 
Dicen los geólogos que hace cinco mil años la Terra Chá estaba completamente anegada. De aquel inmenso mar en tierra firme quedaron lagunas que hoy constituyen la mayor concentración de humedales de la Galicia interior. Sin embargo, el desarrollo agrícola de los sesenta desecó buena parte de estos terrenos para cultivos y pastos.
Es el caso de la laguna de Valverde, en Cospeito, que ahora se está recuperando en parte. Quizá no vuelva a ser como antes, pero patos, nutrias y avefrías vuelven a tener casa, además de las especies que acuden a resguardarse del invierno para regocijo de sus observadores. Mientras tanto, por Valverde siguen circulando las leyendas de una ciudad sumergida y las que Álvaro Cunqueiro se encargó de poner en circulación.
En Veiga de Pumar, en Castro de Rei, entre árboles de ribera y matorrales anida una interesante avifauna. Sin embargo, aquí todavía no están demasiado protegidos de las tierras de labor que circundan los humedales de la zona.
Los amantes de la naturaleza pueden observar detenidamente el elegante movimiento de las garzas, que, entre brezales y juncos, se guarecen en la laguna de Bardancos, también llamada de Caque, en Castro de Riberas de Lea. Este refugio de caza también sufrió una importante agresión que puso en peligro su existencia. La recuperación hace posible que sigamos disfrutando, nosotros y sus habitantes, de este paraíso ecológico siempre amenazado por la industrialización y la necesidad de tierra en una comarca tan agrícola como esta.
La disposición geológica y topográfica de la Terra Chá favorece el discurrir lento de los ríos y el anegamiento de sus riberas, formando lagunas estacionales y permanentes. Ecosistemas muy particulares que constituyen una fuente de vida para todos, por ejemplo, el agua que nace en Fontes de Quintela apaga la sed de todo el municipio de Castro de Rei. El país de los lagos no sería el mismo sin ellos.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook