Mapa de recursos


Las Fiestas de la Historia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Galicia festeja multitud de fiestas de la historia que traen al presente épocas pasadas.

No hay ciudad con casco histórico medieval ni villa con castillo que no tenga su fiesta de la historia. Los gallegos celebramos todo. Y lo hacemos para comer, bailar, reirnos de nosotros mismos o simplemente para disfrutar del entorno natural o del patrimonio monumental mas impresionante.

 
El recuerdo y las ganas de diversión son el denominador común de muchas de los festejos en Galicia. Nos referimos a la multitud de fiestas de la historia que traen al presente épocas pasadas.
Ahora utilizamos cualquier excusa para la juerga, pero seguro que a los habitantes de las tierras de Catoira no les hacía tanta gracia la llegada de los vikingos. El enemigo del casco de cuernos hasta comparte con nosotros bebida y comida en la romería vikinga. El pasado judío de Rivadavia se reconoce en cada rincón. Pero si uno se acerca a finales de agosto lo que no reconoce es la propia Rivadavia. La villa se transforma, se convierte en una auténtica judería. Las gentes visten ropas de época y salen los antiguos artesanos a demostrar sus habilidades.
Las actividades son las mismas de hace 500 años, torneo medieval, ajedrez humano, teatro y hasta una boda judía. Y por si fuera poco nuestra cabeza tiene que pensar en maravedíes, porque sólo se admite ésta como moneda de cambio.
Otras villas medievales como Noia tienen también su celebración de un pasado por el que se ganó el nombre de pequeña Compostela.
En Moeche invaden el castillo como en el siglo XV, cunado por primera vez el pueblo se sublevó contra la tiranía feudal.
La queimada no falta en Cervo. La maruxaina es la fiesta esperada por todo el pueblo. La leyenda dice que hay una sirena que canta para avisar a los marineros de los temporales. Pero la otra parte de la historia asegura que canta para atraer a los barcos hacia las rocas. Por eso cada año pescan a la sirena y la llevan a la fiesta, donde la juzgan. La sirena termina en medio de la fiesta o en medio de las llamas, según su comportamiento cada año.
Los franceses pasean por las calles de Vigo, y no son turistas. El ejército galo intenta conquistar la ciudad olívica y lo consiguen durante 55 días. Hasta que llega la sublevación y los vecinos se unen para echar a los invasores de sus tierras. El casco antiguo de Vigo se convierte en una verdadera lucha, y sobre todo en una celebración.
Los romanos consiguieron desbaratar la leyenda del río Limia, quien lo cruzaba perdía la memoria. Seguramente fue inventada para evitar las invasiones de un ejército más numeroso y mejor preparado. Hoy en día en Xinzo da Limia recuerdan estos hecho en la Festa do Esquecemento.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook