Mapa de recursos


Tierra Mágica por Naturaleza

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Un mundo fantástico, que para nosotros es cercano y familiar.

Un entorno natural en donde se suceden sueños y milagros; habitado por meigas y druidas; magos y hadas. Hay montañas que los celtas convirtieron en sagradas, peregrinaciones que siguen rutas legendarias, bosques donde se ocultan duendes y gnomos. Por eso Galicia es mágica. Por naturaleza.

 
Entre la niebla de cada mañana se deslizan los rayos del sol, un mundo encantado al alcance de nuestras retinas, donde se suceden los milagros y los sueños.
Navegamos permanentemente entre dos mundos, en la frontera entre realidad y quimera. Nuestros sentidos son la puerta a una naturaleza mágica, por donde penetran las más bellas historias y leyendas, a través de paisajes fantásticos, y por suerte, palpables.
Historias que se deslizan entre los más bellos entornos. Entre cumbres de montañas mágicas que los celtas convirtieron en sagradas.
El círculo es el símbolo mágico, dicen que representa la serpiente aunque también hay quien atribuye su poder al astro rey, el sol. Lo cierto es que se utiliza como espacio que nos libra de peligros. No sólo lo encontramos en poblados celtas, también en las pallozas de las montañas de la Galicia oriental o en muchos petroglifos de la época castrexa.
Hay también enclaves naturales atravesados por rutas de leyenda. Caminos que recorrieron santos y peregrinos en busca de los favores divinos o en forma de agradecimiento.
Bosques con siglos de historia, poblados por los árboles de los dioses, grandes y fuertes, los preferidos por Zeus, y por los celtas que celebraban sus reuniones bajo la protección de los robles, nuestro Carballo, porque el culto a este árbol era como el culto al hogar. Y dos mares que se abrazan justo donde la tierra se llama estaca de Bares. Quizás tenga algo que ver el esposo de Venus-afrodita, llamado Ares, en que esta sea una zona de rituales de amor y fertilidad.
Aguas que son la esencia de nuestro país, que trajeron el cuerpo del apóstol y alguna virgen.
Aguas que esconden ciudades habitadas por seres encantados. La mítica Atlántida, sumergida a los pies del monte Louro, el guardián del atlántico. Hay incluso en este país, mágico por naturaleza, un punto donde dicen que termina la tierra, el antiguo Ara Solis, donde los celtas practicaban culto al dios sol y los romanos creían que el mismo sol moría.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook