Mapa de recursos


Viaje de Vuelta

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El poeta que inventó la morriña, inventó el retorno.

Para unos, el retorno fue la realidad y para los mas solo ilusión. Lo que para unos llegó a convertirse en una realidad, para otros ha quedado en un sueño. Porque para emprender este camino hay que salvar barreras socioeconómicas pero también otras afectivas, que en definitiva, son las más importantes.

 
Los lazos familiares, aunque también los intereses y el arraigo mantenido durante años en los nuevos países de residencia, han provocado que el grueso de la emigración gallega a América todavía continúe allí.
Son los gallegos con dos patrias, que muchas veces se acercan hasta la tierra de sus antepasados cuando la situación se lo permite. Son los pasajeros de vuelos transoceánicos. Los que viajan en vacaciones para dar un descanso a la nostalgia del alma.
Pero la realidad más numerosa es la que cuenta como una buena parte de gallegos e hijos de gallegos, han emprendido el viaje de vuelta. Los que han dado un giro y regresan a su casa, que es Galicia. Son la memoria de aquel abuelo que fue en busca de fortuna y aquel que ha hecho posible que vivamos en este estado de bienestar. Son los nuevos gallegos con acento argentino, brasileño, uruguayo, venezolano, mejicano. Los que convierten a Galicia en un ser Universal donde el tango se confunde con el mariachi y la muiñeira con ?Alma Llanera?.
Retornados también a esta nueva Galicia, han llegado aquellos que se fueran a Inglaterra, Suiza, Francia o Alemania.
Los emigrantes de los años 50 y 60 que se marcharon a Europa en busca de una vida mejor. De los 100 mil gallego-germanos que partieron la mayoría la melancolía de la tierra, los ha devuelto a su patria, o están pensando en ello.
Nueve de cada diez se fueron con menos de 30 años y una maleta llena de recuerdos de una Galicia con sabor a campo y a mar. Hoy, regresan jubilados a la tierra que les vio nacer, pero que ya no es igual. Es la Galicia con la que soñaron allá en otras patrias. La tierra de los antepasados donde morir es volver a nacer.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook