Mapa de recursos


O GALEGO NO MUNDO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Gallego fue el habla noble y armoniosa utilizada ya por los que fueron nuestros sabios reyes.

Pertenecemos a un pueblo que cuenta con una historia que viene de muy viejo, de tiempos en que estas tierras eran un reino, el Reino de Galicia, un país que ya tenía idioma propio. Tanto el Reino como su lengua atravesaron épocas muy diferentes y mismo difíciles que, sin embargo, fueron quienes de superar felizmente.

 
Descubrí que esos que hoy aparecen en las ilustraciones de nuestros libros? y muchos otros anónimos? dejaron por escrito innumerables líneas, inspiradas en miles de temas que casi siempre expresaban el sentir de una época, es decir, líneas que a través de la literatura reflejan nuestra propia historia.
Son muchos los nombres propios y los títulos que conforman hoy nuestra memoria escrita en libros. Libros que ya en nada se parecen a los primeros manuscritos. La historia de la literatura gallega es producto resultante de nuestro devenir histórico irregular.
Los altos y bajos se sucedieron a lo largo de los años, y que a pesar de ello no se consiguió silenciar ni nuestra cultura ni nuestra voz gallega.
Durante el s.XIX se continúa una tradición oral y posteriormente, los textos por escrito vuelven a nacer, esta vez como respuesta de defensa patriótica durante el ataque de los franceses.
A partir de aquí de inicia de nuevo a reivindicar el uso del idioma como lengua (el primer libro en Gallego, ?A Gaita Gallega?) .
Realmente el idioma y la literatura resurgen en el exilio, ya con una temática totalmente reivindicativa. El éxodo de los gallegos obligados a dejar su tierra, nombres como el de Curros Enríquez, Eduardo Pondal o Rosalía son los nombres propios de lo que llamamos O Rexurdimento. (y Cantares Gallegos, para muchos es la obra inaugural de este período)
A medida que nos adentramos en el siglo XX, inaugurada la RAG, comprobamos que el número de autores va en aumento. Son figuras como Noriega Varela o Ramón Cabanillas las que han sido fundamentales para entender la nueva literatura. Esta ejercerá ahora un papel reivindicativo de los derechos de los más desfavorecidos, de denuncia anticaciquil, de concienciador del pueblo y transmisor de la memoria histórica. Así, Cabanillas será un ejemplo de luchador a favor de la dignificación de la literatura gallega; un fin común a los grandes movimientos culturales que se desenvuelven en las tres primeras décadas del s.XX.
Nace Irmandades da Fala en diferentes ciudades, naciendo así el concepto de Galleguismo consciente y el avance necesaria para que se formase después el grupo Nós y luego El Partido Galleguista, todos parten de un pensamiento nacionalista y trabajan a favor de la renovación de géneros.
Otero Pedrayo, liderando la llamada Xeración Nós y seguido por muchos jóvenes intelectuales cuida la labor creativa de la época.
Pero el nombre que brilló con todo esplendor en vida y que aún hoy irradia luz propia es el de Castelao, que nos dejó una amplia producción literaria y la muestra de su lucha por el pensamiento gallego en obras como ?Sempre en Galiza? el ensayo aún hoy reconocido como la pauta del nacionalismo y que nació en el exilio.
Porque la historia no es fácil y da muchas vueltas; y a partir del levantamiento militar del 36, nuestra literatura vuelve a sufrir atrancos y censuras que durarán prácticamente hasta la década de los 50.
Por eso, la expresión literaria gallega seguía su curso pero en el exterior donde vivieron exiliados nuestros mejores literatos.
A partir de los 60 se van a producir cambios en el ámbito económico y social y una leve atenuación de la censura, que dicho sea de paso, es por lo que insistentemente han luchado diferentes movimientos y colectivos a lo largo de la historia, La Liga Galega, el agrarismo de Solidaridad Galega, o como ya dijimos, el Partido Galerista entre otros. La instauración del régimen democrático sienta las bases para la normalización del gallego y en 1980 será aprobado el Estatuto de Autonomía en el que se reconoce que el Gallego es la única lengua propia de Galicia y el idioma oficial de los gallegos junto con el castellano.
Consecuentemente, en un contexto de mayor libertad, la literatura no deje de evolucionar y experimentar nuevas tendencias con nuevas temáticas y nuevos y numerosos autores.
En definitiva, permanece pues, patente el proceso de adaptación de la literatura a la realidad histórica y social que demuestra que nuestra literatura, al igual que nuestra identidad, está viva.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook