Mapa de recursos


Aeropuerto Internacional

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lavacolla. Puerta de Entrada a Compostela

El aeropuerto de Lavacolla ha seguido el ritmo de la propia Compostela, a la que está unido por autopista y su trasformación ha sido espectacular en los últimos años, tanto en lo que se refiere a las instalaciones de la propia Terminal como en lo que se refiere a la modernización de las ayudas a la navegación aérea y a la mejora de las pistas de aterrizaje.

 
Nos disponemos ahora a tomar altura. Lo haremos de la forma más convencional, y para ello nos dirigimos a un aeropuerto, el de Lavacolla, la puerta de entrada a Compostela. Comprobamos que los accesos son inmejorables, la autovía nos permite acortar distancias y tiempos desde cualquier punto de Galicia.
La transformación de este aeropuerto ha sido espectacular en los últimos años, pero los nuevos tiempos implican nuevas adaptaciones y ya se están comenzando las obras de mejora. Para empezar, una nueva torre de control que vigilará el espacio aéreo de toda Galicia y ya en el 2010 el año xacobeo estrenará un nuevo edificio terminal.
Porque la cifras no dejan de crecer. El número de pasajeros ha aumentado un 22% en relación con el mes de enero de 2005, aproximándose ya a los dos millones anuales. Y porque los destinos también son más, los nacionales y los internacionales. Y con la reciente llegada de las líneas de bajo coste, se han elevado los flujos de turistas extranjeros y la posibilidad para los que queramos desde aquí hacer una escapada directa a Londres, o con escala, a Bruselas, Ámsterdam o casi cualquier ciudad alemana. Esta ha sido tradicionalmente la puerta de la galleguidad, para los que salían y para los que deciden emprender el camino de vuelta. Por ello siguen manteniéndose, en temporada navideña y estival, los vuelos a puntos concretos como Buenos Aires, Zurich o Ginebra, donde se concentran buena parte de nuestros compatriotas.
Comprobamos que aquí todo funciona como un reloj. Las facturaciones son rápidas, y en momentos de muchos pasajeros o grandes grupos todo el equipo se pone a funcionar para evitar las temidas colas y esperas.
Una vez que nos deshacemos del equipaje, la cafetería o las tiendas son la forma de pasar el rato hasta poder embarcar.
Atravesamos los controles de seguridad y nos dirigimos a la puerta de embarque. Mientras nosotros hacíamos tiempo nuestro equipaje no paraba. Lo comprobamos a pie de pista, donde el ritmo es frenético, maleteros de un lado a otro, personal dirigiendo a los pasajeros, operarios inmovilizando los aviones con las toperas, todo un operativo perfectamente coordinado.
En esta pista aterrizó incluso el Concorde, hoy ya retirado de servicio, en el 2001 Hoy en día vemos todo tipo de aparatos, un tráfico fluido, pero imparable.
Un ir y venir por el techo de Compostela que nos comunica con todo el mundo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook