Mapa de recursos


Vivir en Galicia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La ciudad elegida será hoy Compostela

El centro y el casco histórico están prácticamente al completo y la vivienda es cara, solo accesible para unos pocos. A medida que avanzamos hacia la periferia, todo es más asequible. La ciudad crece hacia las colinas próximas y los ayuntamientos periféricos.

 
Llega la etapa adulta, la vida laboral, las responsabilidades y la independencia del núcleo familiar. Sin duda los tiempos han cambiado, y este momento cada vez se va retrasando más. En gran medida esta demora viene provocada por la situación actual del mercado laboral y los precios de las viviendas.
Las jóvenes parejas desean crear su propio hogar. Antes incluso de pensar en boda o en hijos se plantean una convivencia que supone ya todo un reto. Hay que adaptarse a las posibilidades y en la mayoría de los casos esto supone buscar la vivienda fuera de la ciudad. De hecho más de la mitad de los gallegos se concentran en las ciudades y en un entorno de 40 kilómetros alrededor de las urbes.
Escogemos como ejemplo Santiago de Compostela. La capital gallega y su entorno ocupan ya el cuarto lugar de comarcas más habitadas.
En el centro el alquiler de un apartamento de una habitación no baja de los 350 ó 400 euros. Por eso la opción son las ciudades dormitorio o núcleos que se han formado a las afueras de la urbe. Estos se alimentan principalmente de parejas y jóvenes que no desean renunciar a su independencia, pero que la inestabilidad laboral o los salarios tan ajustados les limitan mucho las opciones.
Pero lo cierto también es que Galicia es una de las comunidades en las que menos ha crecido el precio de la vivienda en los últimos años, y es pionera en la puesta en funcionamiento de la Bolsa de Vivienda en Alquiler.
Por otra parte, las constructoras son conscientes de la realidad social y aprovechan el tirón para construir todo tipo de viviendas rodeando la ciudad.
Así a medida que avanzamos hacia la periferia todo parece más asequible, en San Lázaro o Bertamirans, en el concello de Ames, que se ha convertido en un destino a tener en cuenta como un núcleo de gente joven y donde se encuentran todo tipo de opciones para vivir.
Este es uno de los ejemplos más significativos en aumento de población. En diez años casi ha duplicado sus vecinos, pasando de 13.000 a 22.000.
Aunque el sueño de cualquier pareja joven es comprar su propia vivienda, y para ello existen multitud de posibilidades. Los pisos era la elección tradicional. La compra aún cuando solo existen los planos de la edificación es la opción más económica, por ?tan sólo? unos 100.000 euros, nos podemos hacer con un hueco en Conxo o Milladoiro, aunque con un resultado algo justito y por el que tendremos que ir desembolsando a medida que queramos cambiar o mejorar alguna de las características de la que ya es nuestra casa.
Pero los nuevos modos de vida han provocado la proliferación de otro tipo de viviendas como los chalets individuales, adosados, pareados o las urbanizaciones que brotan en cada hueco libre de la periferia. Se adornan con monovolúmenes, mini parcelas y zonas comunes. Otro estilo de vida para quien escapa de la vida urbanita.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook