Mapa de recursos


Luz de Faro

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Tres torres, símbolos de la historia y de la modernidad, miran al mar desde A Coruña.

La Torre de Hércules. Construida por los romanos en el siglo II después de Cristo como faro de navegación, es el mas popular de los símbolos coruñeses; la Torre de Control Marítimo y Centro de Coordinación de Salvamento es el nuevo “gran faro” de los nuevos tiempos y la “Torre del Milenio” el símbolo del nuevo siglo.

 
Son tres. Miran al mar y apuntan al cielo. Protegen, decoran y velan por esta costa. Son los tres símbolos de A Coruña.
Dice la leyenda que a Coruña fue fundada por el semidiós Hércules, que al vencer a Gerión mandó enterrar su cabeza en los cimientos de la torre que hizo construir y a la que le puso su nombre. Aunque la realidad nos dice que fueron los romanos los que pasaron el trabajo en el siglo II. Lo cierto es que se trata del único faro romano en funcionamiento que queda en el mundo. Su aspecto ha cambiado mucho en tanto tiempo. Ya tuvo una rampa exterior para subir la leña al faro, y su muro era más ancho. Ahora conserva un dibujo en espiral recuerdo de aquella plataforma. Su planta cuadrada soporta una altura de 58 metros, suficiente para avisar, a quien se acerque demasiado a la costa, que Hércules le vigila.
El Hércules del siglo XXI lo representa la Torre de Control Marítimo, que poco parece una torre, y ejerce el control justo. Porque detrás de este nombre se encuentra un centro de salvamento marítimo, que hace seguimientos con radar del tráfico de la mar y atienden las emergencias. La última tecnología lo convierte en uno de los centros punteros de toda España. Es el faro de los nuevos tiempos.
El último símbolo brilla con luz propia, aunque sin otra función que la decorativa, que no es poco. Es la torre del Milenio. 50 toneladas de acero y cristal rodeadas de agua y nutridas de luz que coquetean con los guiños del maduro Hércules.
Pero a estos símbolos de mar y cielo, la tierra firme se guarda otros tres emblemas. Frente a la torre, conocemos los orígenes de nuestro pasado en el Castillo de San Antón, que guarda los capítulos de la historia entre una fortaleza de los siglo XVI y XVII que vigilaba la entrada de la ría. Es el museo Arqueológico e Histórico que muestra piezas de la Prehistoria e Historia Antigua de Galicia, todo una travesía en el tiempo.
Aunque si lo que nos interesa en un viaje por el mundo científico el lugar ideal es La Casa de las Ciencias. Su lema nos encanta ?prohibido no tocar?. Nada más entrar encontramos oscilando un péndulo que representa la teoría del francés Foucault sobre la rotación de la tierra. Buen comienzo.
En el resto del edificio encontramos espacio para la experimentación y el conocimiento del mundo físico, a través de ruedas, imanes, líquidos o pesos, por supuesto lo tocamos todo!.
Llegamos ya al símbolo de la modernidad. El Domus, la Casa del Hombre. El primer museo interactivo del mundo que trata de forma monográfica el ser humano!
Esta pensado desde luego para divertir al visitante y para ayudarnos a conseguir la máxima ?conócete a ti mismo?. Igual que en la casa de las ciencias todo se puede tocar, y no desaprovechamos la oportunidad.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook