Mapa de recursos


En las Riberas del Miño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Terras de Miño es la reserva más grande de España con 400 mil hectáreas repartidas en 26 municipios.

Ya les hemos contado en otra ocasión, que la comarca natural que se conoce como Terras de Miño –en la que se encuadra la ciudad de Lugo- ha sido declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera, lo que supone la incorporación de esta zona a la red internacional de zonas protegidas.

 
Desarrollo sostenible. Realmente comprendemos el concepto?
Nos acercamos al Centro de Interpretación Terras do Miño para comprenderlo, y tocarlo. Avanzar sin olvidar, no anteponer los intereses propios. Eso es lo que ha hecho este gran río y sus afluentes junto con sus habitantes durante siglos. La Unesco lo define como el equilibrio entre la utilización y el mantenimiento de los recursos naturales en los más diversos contextos ecológicos, y socieconómicos.
La cultura del agua ya la encontramos a las puertas de la ciudad de Lugo, que ha creado nuevos espacios para vivirlo, y guarda sorpresas para el caminante.
Por eso la Unesco ha distinguido a las Terras del Miño, una zona que abarca 26 municipios lucenses, con el título de Reserva de la Biosfera. Un área de más de 350.000 hectáreas que se suma a las 400 mundiales.
La primera reserva concedida en Galicia y la segunda más grande de España sólo superada por las dehesas de Sierra Morena.
¿Y qué es una reserva de la biosfera? Pues es un término que se creó en el año 71 con el fin de aplicar las bases de lo que se dio a conocer como desarrollo sostenible. Las consecuencias de este reconocimiento no se quedan en un título, si no que que se van a proteger tanto la diversidad biológica, como las formas tradicionales de explotación, de nuevo, sostenible, de los recursos naturales. Muchas, procedentes de la romanización o de la edad Media.
Los encargados de conservar este patrimonio cultural, lo mismos que lo han hecho hasta ahora, las poblaciones locales.
El mejor ejemplo el mazo de Santa Comba, un antiguo complejo de arqueología industrial en el que la fuerza del agua, mediante una ingeniosa arquitectura de canalizaciones, imprime fuerza a mazo, sierra, fraguas, dinamo, molino... Aquí llegaron a trabajar hasta 36 ferreiros en la primera mitad del siglo XX.
Pero quien da sentido a la etnografía es la naturaleza: espacios de gran valor ecológico como los humedales de Terra Chá o las singulares turberas de cobertor de la Serra de o Xistral.
Sus bosques de ribera son uno de los escasos ejemplos a nivel europeo donde se mantienen en una amplia superficie de terrenos tantos componentes característicos de los ecosistemas atlánticos sublitorales.
También ha pesado en la decisión la cantidad de especies o subespecies endémicas, además de la calidad de las aguas carentes en esta zona de embalses.
Sus fines de semana ya tienen el mejor destino posible.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook