Mapa de recursos


EL ESPÍRITU DE CASTELAO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El espíritu de Castelao vaga por las calles de Rianxo, impregnadas de galleguidad.

En Rianxo la cultura tiene una impronta histórica indeleble y sentimiento galleguista. En el año de la memoria afloran los recuerdos; y los protagonistas de nuestra cultura universal reviven a través de la tradición y de las aportaciones rianxeiras, que mantienen vivo el espíritu de sus hijos ilustres.

 
El espíritu de Castelao revive más que nunca en este ano de la memoria. Recordamos exiliados y éxodos tan absurdos como necesarios para escapara de una represión que llevó muy lejos a muchos de los nuestros. Hoy pisamos aquellas huellas en las calles empedradas de Rianxo.
El ayuntamiento tiene el abolengo que desprende la villa, aunque este no era el edificio original, que encontramos al lado del puerto.
Desde la plaza comenzamos buscando las huellas de los más ilustres rianxeiros. El antiguo Rianxo basaba su estructura en las calles de arriba, de en medio y de abajo.Es en esta donde se concentran las artes y artistas de la villa.
Manuel Antonio, el poeta del mar; Rafael Dieste, uno de los más singulares intelectuales del siglo pasado; y el gran Castelao, padre del nacionalismo gallego.
Aquí vivió alguna de las experiencias más importantes de su vida; sus primeros años hasta que se marcha a Argentina con su madre. Y a su vuelta, la familia Castelao, se instala de nuevo en la villa, donde el niño Daniel Alfonso sienta sus bases y volverá varias vedes a lo largo de su vida.
Los imaginamos paseando por la villa donde nació, sentado en el crucero que adorna la plaza, llena de casas marineras, con un pasadizo por el que se puede ver el mar. Hablando con los hombres de la época en los bancos que adornan los jardines, los mismos que ahora le rinden homenaje.
En Rianxo se respira el espíritu poeta, nacionalista y luchador que le imprime su historia, con gente habladora y animada que contagia al visitante del sentimiento patrio y galleguista de los discursos de aquel Castelao rianxeiro.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook