Mapa de recursos


Días de Fiesta

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Rianxo es tradicional y las Fiestas de la Guadalupe su expresión lúdico-cultural mas popular.

Entre el 8 y el 15 de septiembre, todo se mueve aquí entre la Fé y la Fiesta: Rezamos a la Virxen Moreniña, que es la de Guadalupe; y vivimos ocho días de desenfrenada algarada, en la que se mezcla un arraigado costumbrismo histórico y la música de la modernidad.

 
Recogimiento. Oración. Devoción. Culto. Así son nuestras fiestas. Nuestras romerías. Una tradición que los gallegos mantenemos desde tiempos remotos. Donde lo ancestral convive con la modernidad. Donde la religión se mezcla con lo pagano.
Estamos en Rianxo y hoy, vamos a descubrirles una de las Fiestas más emblemáticas de Galicia. Las de la virgen de Guadalupe. Todo ocurre el domingo, 8 de septiembre. Es costumbre desde hace más de 150 años acompañar a la Virgen Moreniña en este día. Los más devotos, rezan a la virgen y la siguen en santa procesión hasta el mar. Y allí, junto a ella, viajan y piden. Unos oran por los enfermos, por el amor, por el trabajo, por necesidad. Y otros, convierten el acto de fe en júbilo y en fiesta. Pero todos, siguen los pasos de la virgen con respeto y fervor.
Hay un fin común. Custodiar a su virgen. Venerarla, porque ella les cuida durante todo el año. Ella es su madre. Su protectora. Es el símbolo de la esperanza. De que lo intangible se puede convertir en realidad. Es el milagro de la fe.
Y cuando pasan las horas y el día va languideciendo la religión deja paso a la fiesta. Las verbenas acompañan. El público se anima. El espectáculo llega a Rianxo. Durante toda la semana viajeros de otras tierras y rianxeiros disfrutan de la música y la diversión. Los ritmos se funden. Todos se mezclan. No hay distinciones. Durante estos días la principal preocupación es disfrutar de la música. De la luz. Del color. De Rianxo, y de su gente. Y en la oscuridad de la noche, de repente, cientos de luces se encienden. El ambiente que se crea es especial.
Y entonces, ocurre lo que tanto se ha esperado. A las 2.00 de la mañana. Rianxo explota. Es el fin de la fiesta. Y cientos de voces corean el canto más internacional: La Rianxeira. El himno solemne que acompaña al emigrante. Es el momento de unirse, y con la alegría del momento acabamos aclamando:

Oliñas veñen, oliñas veñen e van
Non te vaias rianxeira que te vas a marear?.



Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook