Mapa de recursos


PLAYA DE OTOÑO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La playa de otoño es silenciosa y tranquila.

Hoy está desierta y solo las olas rompen su silencio. Atrás queda un verano de multitudes sobre la arena. Esta es la gran playa de otoño que les invitamos a conocer.Ideal para disfrutarla paseando al son de la sinfonía que marcan las olas. Es el arenal sin bañistas, solitario y al mismo tiempo de lleno de vida.

 
Nos encontramos en el parque dunar de Corrubedo. Y cual gaviota subimos hasta lo alto, para observar como la caprichosa naturaleza ha querido maravillarnos con este variado ecosistema, de vegetación y mar.
De esta guisa, llegamos como si de un pájaro se tratase al mayor espectáculo del parque: La duna móvil. Una increíble formación arenosa que capta todas las miradas. Es el mayor atractivo del parque. Y no es para menos. Solo sus medidas imponen. De 12 a 15 metros de altura, 250 m de ancho, y nada menos que un kilómetro de larga. Toda una atracción que podemos apreciar siguiendo cualquiera de los múltiples accesos que nos acercan hasta esta maravillosa duna. Una verdadera muestra de belleza natural a la que acompañan otras dos increíbles playas: la de Ladeira y la de Vilar. Ambas antaño formaban cuatro arenales a las que los mayores llamaban Ladeira, Las Dunas, Las Pozas y Vilar. Hoy, sin embargo, es muy difícil apreciar separaciones. Y solo los meandros de Río do Mar, permiten distinguir a los viajeros dos de cuatro: Vilar y Ladeira.
En total, hay casi 5 quilómetros de litoral extenso e increíble, del que podremos conocer más en el Centro de Interpretación donde obtendremos información sobre este espacio natural protegido.
Y es que una visita a Corrubedo en Otoño es todo un placer. Para descansar seguimos la ruta del parque hasta el mismo pueblo. Y aquí, descubrimos historias de piratas y de viejas ballenas que venían a morir a esta costa que tanto nos impresiona. Es leyenda vieja, tradición popular gallega. Cuentos de aquí y de más allá que se funden en la oscuridad de la noche, donde el más sabio es el viejo faro sirviente fiel, del viajero de los mares.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook