Mapa de recursos


Ríos de Otoño

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Caen por fin las esperadas lluvias de otoño y el río Tambre recupera su caudal.

El Tambre es un río peregrino, que tras reverdecer los fértiles valles de Mesía y Frades, busca la belleza otoñal en la frondosidad de sus riberas a su paso por Oroso y Ames ?en las proximidades de Compostela.

 
No muy lejos de este hermoso paraje nace nuestro río de Otoño. Estamos en tierras de Sobrado. Y estas aguas mansas son del torrente más peregrino: El Tambre. Toda una corriente fluvial que se desliza nada menos que a lo largo de 22 ayuntamientos, para desembocar como veremos, en la ría de Noia.
Por el trayecto, el río caminante nos enseña diversos símbolos de nuestra arquitectura religiosa. En Frades, por ejemplo, hay muchos restos de todo ello. Las aguas del Tambre discurren silenciosas. Atraviesan la verde vegetación, que aún se resiste a tornarse dorada en esta estación. Fluye el torrente jugando con la naturaleza. Y con sus brillos y reflejos nos dejamos llevar. Tanto se muestra reflexivo y cauto, como de repente, cambia y nos enseña su leve furia.
Acaricia el agua la piedra y se funde con el entorno. A cada paso el Tambre nos sorprende. Las áreas de descanso nos invitan a la meditación y el viajero lo plasma en papel.
Es este un buen río para descubrir. A lo largo de 125 kilómetros hay muchos lugares para perderse. Ahora lo cruzamos. Queremos llegar a la desembocadura. Pero antes, hacemos una parada en la ensenada do Engado. La vista del Tambre en este lugar, es espectacular. El río se ensancha. Sabe que cerca se encuentra el mar. Pequeñas embarcaciones lo salpican. Porque el Tambre también es río de pesca. Aunque ahora, no sea temporada.
Más adelante, nos encontramos en el límite entre Outes y Noia. Aquí, descubrimos a lo lejos Ponte Nafonso. Una estupenda joya arquitectónica del siglo XIV. Donde nosotros terminamos nuestro viaje.
Es en Noia donde el Tambre agranda su curso y se pierde en el mar. Este es el lugar escogido por el río de otoño, para descansar sus aguas en el Atlántico.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook