Mapa de recursos


SABORES EN CONSERVA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Sabores de mar que llegan desde Galicia a todo el mundo

La conserva gallega es la estrella en las estanterías de los grandes supermercados españoles y extranjeros. Son excelentes mariscos y pescados de nuestro mar, que la industria gallega pone al alcance de cualquiera de ustedes, en cualquier supermercado de la ciudad en que viven.

 
Eran tiempos difíciles en Galicia. La mayor parte de la gente vivía rudimentariamente del mar o la agricultura, cuando llegaron los catalanes allá por el 1880 con una alternativa: las primeras fábricas de conservas. Curbera y Masso fueron los pioneros. Se instalaron en Chapela y la costa de Vigo. Y su incursión en nuestra comunidad ha permitido generar empleo a una nueva mano de obra: las mujeres.
De este modo surgía una nueva fabricación donde la mujer era la protagonista. Las razones para su contratación lejos de ser románticas se basaban en dos hechos primordiales. Por una parte, se las relacionaba históricamente con la limpieza y la conservación del pescado y, por otra banda, resultaban ser una mano de obra dócil y barata, que reducía los costes de producción.
Hoy en día, el 90% de la industria conservera gallega sigue estando en manos femeninas. Sin embargo, los tiempos han traído nuevas consecuencias y derechos. Ahora, los empresarios son mayormente gallegos. Se busca rentabilidad, pero al mismo tiempo se apoya la formación. La mujer en la actualidad desempeña un papel primordial en las conserveras, pero su contratación se fundamenta principalmente en sus habilidades manuales. Destreza y precisión son dos funciones requeridas para desempeñar con éxito las tareas que antaño, se llevaban a cabo artesanalmente, y que hoy se realizan mecánicamente.
La industria conservera en nuestro país es muy importante. En el 2005 Galicia ha exportado productos manufacturados por un valor de cercano a los 300 millones de euros. El principal comprador es la Unión Europea, aunque el Japón y EE.UU son cada vez más consumidores de nuestras conservas.
Los productos estrella a exportar son los mejillones y el atún. Sin embargo, las nuevas exigencias del mercado han permitido ampliarla oferta. Y hoy, algas y erizos son también enlatados de cara a unos compradores cada vez más en expansión.
Lo que está claro es que la conserva gallega goza de un gran reconocimiento. Es la estrella en los establecimientos de venta al público y la protagonista de muchos de nuestros platos caseros.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook