Mapa de recursos


OTOÑO DE AUSENCIAS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Jesús Canabal fue una de las figuras más importantes del galeguismo en la diáspora.

Empresario y político compaginó la imaginación empresarial con la militancia galleguista en los mas difíciles tiempos de nuestra historia. Ahora se le rinde homenaje en su tierra natal, en el municipio de O Pino, que le nombró Hijo Predilecto a título póstumo.

 
El otoño llega para todos, para los que están aquí en Galicia, para los que ya no están, y también para los que un día tuvieron que hacer las américas. Muchos, como decimos, tuvieron que emigrar por la mala situación que el país atravesó desde principios del siglo XX hasta la transición.
Algunos pudieron volver a nuestra tierra y terminar de vivir su vida aquí. Pero otros muchos no, y hoy no podemos olvidarnos de ellos.Es su día, el de aquellos que hicieron algo por Galicia. No podemos olvidar que hoy somos lo que somos gracias a que ellos lucharon por nuestros derechos y por nuestra tierra.
Así cabe destacar a Jesús Canabal. Empresario y galeguista, compaginó estas dos pasiones para defender a su Galicia. Emigró a buenos aires con tan solo 13 años y allí fue creciendo como empresario hasta trasladarse a Uruguay. En sus ratos libres siempre se acercaba a los locales de asociaciones gallegas.
Con una intensa inquietud cultural, participó en la creación de la mayoría de las instituciones de la colectividad gallega en Uruguay.Además fundó el Banco de Galicia, inaugurado el 25 de julio de 1956 y fue ministro de la república en el exilio.
Ahora, más de 20 años después de su muerte, su pueblo natal, O Pino, en Santiago de Compostela, ha querido rendir homenaje a este defensor de todo lo gallego y lo ha nombrado hijo predilecto a título póstumo. Sus hijas estuvieron allí para recibir el cariño de todos sus vecinos.
Tampoco quisieron perdérselo otros galleguistas como Isaac díaz Pardo o Xosé Neira Vilas. Grandes amigos de Jesús Canabal, y que trabajaron junto a él para intentar hacer del país un sitio mejor.
Palabras de agradecimiento del alcalde del pueblo, y del propio Neira Vilas por la labor que Canabal desarrolló desde el exilio.
Pero esta es sólo una página de ese libro de ausencias. Quedan muchos gallegos en la emigración. Algunos saben que jamás podrán volver, otros todavía tienen la esperanza de pasar sus últimos días en su tierra natal.
A todos les ha llegado el otoño ya, e intentan disfrutarlo con los suyos sin olvidar a su país. Se juntan en centros gallegos y juegan a las cartas o escuchan música de gaita. Comen caldo gallego y en éstas fechas se acuerdan de los magostos.
Son nuestros gallegos argentinos. Y no podemos olvidarnos de ellos, aunque ya no estén aquí. Su ausencia ha de recordarnos su presencia.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook