Mapa de recursos


COMO SE VIVE OTRA VEZ

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vivir un otoño mágico en esta Tierra Meiga y Unica.

Y en el otoño gallego, aún es posible gozar de los pequeños y grandes placeres, que siempre hay una romería, una fiesta y un buen lugar para saborear la estación. Se trata de rezar, comer y bailar. Y hacer turismo para conocer el impresionante paisaje de la Tierra propia, tan cerca y sin embargo tan desconocida.

 
El otoño es la estación de la metamorfosis, la transformación de los restos caídos durante el verano. Un poco como la primavera, pero al revés, nada se construye sino que más bien se prepara para pasar el largo invierno.
Hay otoños que consiguen unos matices cromáticos muy especiales que nada tienen que envidiar a otra época, de hecho algunos llaman al otoño la segunda primavera.
En el otoño gallego es posible disfrutar de los pequeños y grandes placeres que se nos ofrece durante estos días. Galicia es sinónimo de fiesta continua, donde calles y plazas históricas serán paseadas por ávidos festeiros.
La fórmula de cada año es la que mantiene el espíritu de las patronales, porque los ingredientes no fallan.La primera conmemoración importante del equinoccio de otoño es el San Miguel, nos pasaron ya El San Andrés, y el San Froilán? y el Turisport? estamos pues protegidos por el Santo de Teixido antes de vagar como un alma en pena.
Hemos degustado el sabroso pulpo y hemos conocido otras opciones para el disfrute. Como fiestas señeras del otoño destacan Todos los Santos y el día de Difuntos, es decir la fiesta de los vivos y de los muertos, una extraña mezcla de fiesta gozosa y jornada de duelo.
Coincide con la primera fiesta del calendario celta, el Samaín, un culto a los muertos y una creencia, que en el día dedicado a este ?Dios? se abría una comunicación entre su mundo y el nuestro.
Parece ser que fue en el siglo IX cuando la iglesia decidió cristianizar las viejas costumbres de ir por las casas pidiendo comida y preparar banquetes para los muertos que volvían de visita. Así nació la fiesta de Tódolos Santos o Halloween. Los disfraces que recuerdan seres del otro mundo, las calaveras, sustituidas por las calabazas, para dar fuego y calentar las ánimas... no son más que el recuerdo de nuestros antepasados.
Es el otoño también la fiesta del magosto, la fiesta de la castaña, para acompañar con leche o con un buen vino? y es que la castaña que alimentó a los ourensanos de los macizos orientales hoy todavía es producto del mejor marrón glacé, de los cucuruchos de castañas urbanitas y la excusa para otra de las conocidas fiestas de raíces celtas. Castañas, carne, pulpo, miel? y fiestas legendarias en las que en Galicia lo que se hace es vivir el otoño mágico de esta Tierra Meiga?


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook