Mapa de recursos


EL CINE DEL EXILIO

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los inicios del cine gallego se deben a tres ourensanos.

La llegada del cine sonoro coincide en España con la instauración de la República; y es en esta etapa, entre 1931 y 1936, cuando en Galicia se inicia una interesante filmografía, que tendría continuidad en la emigración; que es lo mismo que decir en el exilio, tras la guerra provocada por aquel golpe militar.

 
Curiosamente hasta entonces, el cine gallego era el simple testimonio filmado de la fiesta parroquial, de la feria, del paisaje, de los trabajos del campo, de la aldea.
Sus autores, aquellos emigrantes a los que llamábamos ?indianos?, propietarios de las primeras máquinas de filmar que conocimos.
También tienen vocación documental aquellos primeros trabajos de lo que hoy consideramos los ?inicios del cine gallego?, que debemos a tres ourensanos.
Carlos Velo, nacido en Cartelle en 1909. Pepe Suárez, nacido en Allariz en 1902. Y Antonio Román, nacido en el 1911, en la capital ourensana.
Velo tuvo que exiliarse en Méjico, en donde fue maestro de toda una generación de cineastas mejicanos, como Arturo Ripstein.
Carlos Velo está considerado como el creador del género documental en España; pero sentía un gran amor por esta Tierra, que se nota principalmente en su film ?Galicia?, un díptico en el que ya apuntaba las diferencias entre el interior y la costa de este País.
En México, rodó, entre otras películas, ?Torero? y ?Pedro Páramo?, pero murió en 1988, en la capital federal mejicana, sin haber visto cumplido su máximo deseo: asistir al estreno de una película en gallego.
Pepe Suárez Fernandez comenzó realizando algunos documentales para la famosa productora española CIFESA, pero la dictadura franquista le obliga a exiliarse en Argentina, en donde ejerció mas como fotógrafo que como cineasta.
Posteriormente, Suárez fue director de fotografía en Hollywood y suyas son las fotos de algún libro de Hemingway, porque curiosamente era un gran experto en tauromaquia. ?Mariñeiros? fue su gran documental de antes del exilio. Y en la Argentina dirigió ?La mujer y el jockey?, en 1939.
Pocos después de volver a Galicia, en 1974, murió en A Guarda, en el olvido, pese a haber sido el ?gran cazador de realidades?, como lo describió García Sabell. Murió de pena, a los 65 años.
Román era boticario, como Chano Piñeiro, pero diametralmente opuesto a este, y a Velo y a Suarez.
Hay quien dice que fue un documentalista del franquismo, por su participación como guionista en aquellas películas de la posguerra española.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook