Mapa de recursos


Destino Universal

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Santiago de Compostela atrae a tres millones de visitantes cada año.

Santiago mantiene vivos los grandes secretos de su historia, que encontraremos si leemos despacio su arte: barroco, románico, gótico, plasmado en sus edificios más antiguos. Pero Santiago también crece pujante, industrial y habitable, para conjugar el pasado con la modernidad.

 
Es capital histórica, de peregrinaje. De trayecto místico por un campo de estrellas.
Culturalmente universal e históricamente monumental.
Sobrevive al paso del tiempo, aunque deja que este le siga curtiendo la piel. Desafiamos siglos de historia en un laberinto de calles eternas.
Santiago ha evolucionado con su tiempo. Ya no es sólo vía de penitencia, los pasos peregrinos que recorrían los caminos reales, llegan ahora por modernas carreteras, por la autopista del Atlántico, la autovía del noroeste o la de las Rías Baixas. Llegan en trenes, que aún esperan el cambio, o en aviones que nos comunican con cualquier parte del mundo.
Es destino universal, y aunque sus comunicaciones hayan mejorado, los modernos peregrinos vienen buscando los secretos de la historia que aún se guardan entre sus piedras. Los edificios más antiguos, las plazas que salpican cada arteria, el ambiente veneciano del que hablaba Otero Pedrayo plasmado en Fonseca, en Platerías, en la Quintana, en decenas de rincones pétreos que desprenden aroma añejo.
Es la ciudad magnífica que atrae cada año a millones de visitantes, pero es también capital, dinámica, estudiantil, cosmopolita. Una ciudad que crece con corazón medieval y paisaje cambiante.
Late la plaza del Obradoiro en un bullicio de visitantes, tres millones cada año. La Universidad compostelana es una torre de babel.
A través del programa Erasmus y de distintos convenios bilaterales son casi 800 los alumnos extranjeros que la eligen para sus estudios, que vienen de Europa o del otro lado del océano. Se hace Santiago también gracias a ellos.
Sin perder su personalidad se ha convertido en la aldea más grande de Galicia. Sobrevive en el siglo XXI a base de estirar sus fronteras, de ampliar su tolerancia, de ser multirracial y adaptarse a la cultura del mundo.
Hoy entre el bullicio descubrimos una Ciudad Abierta, que crece y extiende trazado hacia la zona más moderna, el Ensanche.
Su vanguardismo se concreta en una arquitectura novedosa y creativa, en la ciudad de la cultura de Eisenman, en el CGAC, o en la Facultad de Periodismo obras las dos del arquitecto Alvaro Siza.
La modernidad también llega en forma de ciudades periféricas, más pequeñas y tranquilas que el centro. Santiago ocupa ya el cuarto lugar de las comarcas más habitadas.
Compostela crece a su ritmo para conjugar pasado y presente en perfecto equilibrio para seguir siendo destino universal.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook