Mapa de recursos


HAY VIDA EN LOS CONVENTOS

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Nos preguntamos por el destino actual de estos magníficos edificios compostelanos.

Los monasterios y conventos de Compostela esconden entre sus muros historia, arte, cultura y una profunda espiritualidad. Son espacios envueltos en un halo de misterio. En ellos el tiempo parece haberse detenido. Son lugares de silencio, de serenidad, de vida austera y contemplativa, de entrega a Dios.

 
Pero son lugares que tienen vida, están habitados. Durante años han sido refugio de congregaciones y religiosos, hoy algunos se han recuperado con otros fines y otros siguen siendo lugar de oración.
Históricamente cobra mayor importancia el Monasterio de San Martín Pinario que por sus dimensiones se convierte en el 2º más grande de España. Seminario Mayor, Facultad de Teología y Trabajo Social, Archivo histórico Diocesano, Residencia Universitaria, usos sin duda de gran relevancia en una ciudad universitaria, cultural e histórica.
Hay otros monasterios que cobraron igual importancia y que tuvieron su época de esplendor: San Francisco, por ejemplo que se ha convertido en Hotel y museo o San Domingos de Bonaval, que es monumento funerario de los gallegos ilustres.
La atmósfera de meditación y paz, rodeada de verdadero patrimonio e historia la encontramos en los conventos de clausura, en intramuros.
Aunque muchos no lo sepan estos muros guardan una parte fundamental de la vida. Aquí, junto en la Plaza de la Quintana nació la Universidad. San Paio de Antealtares lo habitaron desde el s.IX los monjes Benedictinos junto con Alfonso II. Fue después de 1499 cuando lo ocuparon las monjas de clausura. Quedan 40 madres que a parte de cuidar sus tareas religiosas dedican 6 horas diarias a la hospedería, a la residencia universitaria y al colegio infantil, a parte de acoger entre sus paredes el Museo de Arte Sacro y el archivo.
El Convento de Santa Clara es el primero que las Clarisas tuvieron en Galicia. Fundado e impulsado por doña Violante, la mujer de Alfonso X el Sabio en el Siglo XIII, ostenta el título de Monumento Nacional desde 1940. Las Clarisas, 13 son las que quedan, veneran en su iglesia de columnas salomónicas y restos medievales, a la Inmaculada. Santa María de Conxo sirvió de resguardo de los frailes mercedarios. Dice la leyenda que fue fundado por la dama Rusinda, que peregrinó hasta Compostela portando el cuerpo sin vida de su amante. Históricamente los datos le atribuyen su fundación al arzobispo Xelmírez con el fin de albergar una comunidad de monjas.
Su destino lo ha convertido en Sanatorio psiquiátrico y en guardián de obras como ésta de Gregorio Fernández (Cristo Crucificado de gran realismo).
EL Convento de Clausura de Santa María de Belvís es el último de nuestro recorrido, pero fue el primer convento femenino que tuvo orden en Galicia. Del s.XIV guarda entre sus paredes más peculiaridades; que en el pasado la mayoría de sus monjas eran hijas de burgueses y nobles y que posee aun hoy dos tempos, el conventual y la Capilla de la Virgen del Portal que hubo que levantar al aparecer allí esta imagen de la Virgen durante las obras de la fundación del convento.
En Santa María de Belvís son 30 las madres que viven. Estos días podemos conocer como es la vida de todas estas monjas de clausura en cada uno de sus conventos a través de la exposición de ?Intramuros?.
Especialidades reposteras, labores? incentivar la comprensión de la vida conventual, de la historia de las órdenes religiosas que los habitan o conocer el arte que resguardan y su futuro? es el objetivo final de la exposición y de nuestra visita.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook