Mapa de recursos


Compostela Estudiantil 2001

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La burocracia universitaria se agiliza y se pone al servicio de las necesidades horarias y económicas de unos estudiantes que empiezan a ser especie en extinción.

Al mismo tiempo que los árboles pierden el follaje, los padres despiden a aquellos de sus retoños que cursan estudios universitarios.

 
Los jóvenes universitarios abandonan el nido familiar para empezar un nuevo curso que, como cada año, les exigirá muchas horas de codo y biblioteca pero también les ofrecerá la posibilidad de sumergirse en la vida social de una ciudad culturalmente privilegiada. Este curso han podido tramitar su matrícula desde casa, a través de INTERNET o por correo. La otra novedad este año es que pueden fraccionar el pago de la matrícula en tres plazos: octubre, diciembre y marzo. La burocracia universitaria se agiliza y se pone al servicio de las necesidades de unos estudiantes que empiezan a ser especie en extinción. Cada año hay menos alumnos en las facultades. Hasta el curso 99-2000 el número de matriculados era ascendente. La curva hacia abajo comenzó el año pasado y se espera que continúe este curso. Si nuestra universidad sigue la pauta del territorio nacional, este año habrá menos estudiantes matriculados. Las cifras definitivas se conocerán a finales de este mes, cuando se cierren todos los plazos de matrícula. Entonces podremos comprobar si se confirma también otra de las tendencias de los últimos años: la media de edad crece, en Santiago más del 20 por ciento de los estudiantes sobrepasan los 25 años y casi doscientos son mayores de 55. Este envejecimiento progresivo de los universitarios se debe a la potenciación de los estudios de posgrado y al aumento del número de titulados que acceden a los segundos ciclos.
Otro de los apartados que se refuerza es el de las becas de investigación. Gracias a ellas se han descubierto jóvenes talentos capaces de cultivar in vitro variedades autóctonas de la vid, obtener nutrientes a partir de residuos pesqueros, producir nuevos derivados farmacológicos o inventar depuradoras capaces de aprovechar los residuos industriales. Ideas empresariales con base tecnológica o lo que es lo mismo, proyectos innovadores con aplicación en la vida real.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook