Mapa de recursos


EL VALLE DE LA VIDA

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Pasó el diluvio y la calma invade el paisaje verde y azul del territorio de Cee.

Entre el Alto das Penas,las altas lomas de Sete Grises y el monte Quenxe, surge el valle, en cuyo extremo sur se ubica la villa de Cee, al pié de la Ría de Corcubión, el paisaje que añoran aún muchos de sus hijos, atraídos por la llamada de América, mas allá del horizonte de su mar, cuando aún se vivían los primeros años del siglo XVIII.

 
?Todo esto era mar? dicen los vecinos de CEE tras los dramáticos días de inundaciones.
Ahora miran cada día al cielo, y elevan sus oraciones para que no se repita el desastre. Pero después del diluvio llegó la calma y hoy en Cee vuelve a lucir el sol.
Vuelve a ser la villa encajada en un valle, que mira a la ría que comparte con la vecina Corcubión. Estas son las aguas que surcaron miles de emigrantes llamados por las buenas noticias de América y que aún hoy en día sus familias siguen ligadas a la villa.
Es el epicentro comercial de la zona y aquí, en su plaza central ya se ha instalado un cierto aire de modernidad. Se ha convertido en el centro de la comarca, y lo notamos en sus calles animadas, llenas de vida, de tiendas? la villa está en un claro momento de desarrollo.
Pero frente a esta modernidad ha sabido mantener sus raíces, su historia.
La iglesia da Xunqueira se mantiene en pié justo en donde empiezan las calles más antiguas. Según la leyenda su virgen apareció entre unos cañaverales, y en ese lugar se construyó el santuario. A su alrededor se construyó toda la estructura de callejuelas formaba la antigua villa.
La alameda exhibe fachadas de época, galerías y balcones que lucen desde principios de siglo.
La casa Mayán, la Guillén, donde hoy en día está la farmacia o el antiguo ayuntamiento hoy reconvertido en escuela de Música.
En medio de la zona antigua luce un espléndido Pazo de Cotón del siglo XVIII, fundado por los Carantoña de Vimianzo.
Cee conserva sus lazos con la emigración a través del legado de Fernando Blanco de Lema, que se convirtió en el benefactor de la villa al donarle su fortuna.
Blanco de Lema emigró de Cee con tan sólo 13 años a la Habana. Allí hizo una gran riqueza. En su testamento legaba unos 750000 pesos de oro para construir en su pueblo un colegio de primera y segunda enseñanza, que fue una de las primeras escuelas que se realizó en Galicia, y que aún se mantiene hoy en día.
Su casa natal es hoy en día la fundación que alberga un museo con su nombre Nos alejamos ya del centro para conocer la costa que baña este mar de Cee .


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook