Mapa de recursos


La Escapada Gallega

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El otoño gallego invita a unas vacaciones muy especiales.

Toda una aventura que transcurrirá siguiendo rutas de ensueño, entre el mar y la montaña. Disfrutando de la naturaleza, del deporte, de la cultura, del vino y de la gastronomía, y de hermosos paisajes entre la aldea y la ciudad.

 
Son las postales de este país. Pero no hace falta excesiva promoción turística cuando el producto se vende sólo. Y Galicia lo consigue.
Veamos: en infraestructuras nos comunicamos con Madrid o Lisboa desde cualquier punto de la comunidad en casi el mismo tiempo que tardaríamos con todos los trámites de un viaje en avión.
Aunque si lo que nos gusta es darnos un paseo por el cielo gallego y aprovechar para contemplar la belleza del país a vista de pájaro, son tres los aeropuertos que conectan Galicia con cualquier punto. Así que no hay excusa para no hacer una escapada gallega.
El verano es una estación tradicionalmente muy turística para Galicia, pero es en otoño cuando realmente se disfruta de la esencia gallega. El clima templado nos permite caminar, descubrir paso a paso el cambio de estación, oler el otoño, admirar el cromatismo que convierte cada bosque en un entorno mágico, en hábitat de hadas y duendes.
El otoño gallego invita a la tranquilidad, a unas vacaciones con mayúsculas, al relax y al disfrute absoluto. Rutas de montaña, de bosque, de interior.
El otoño avanza en la inmensidad de los Ancares, por las aldeas de O Courel, en los bosque atlánticos, antiguos y misteriosos de las Fragas do Eume, por la montaña en estado puro de Trevinca.
Disfrutamos del mágico otoño gallego en Rutas también de costa, cuando las playas descansan de la época veraniega, cuando se vacían y nos invitan simplemente a admirarlas, a sentirlas huella a huella.
Aunque con la llegada del otoño no podemos dejar de hacer una ruta gastronómica. Los primeros fríos traen consigo sabores nuevos, intensos. En nuestro camino encontramos las materias primas más exquisitas. Comienza la temporada de cuchara, de caldos y cocidos, de la caza, de la castaña, uno de nuestros productos más preciados. Es momento de largas sobremesas, mejor incluso alrededor de la lareira, que ya empieza a apetecer.
El otoño nos saluda con una maravillosa policromía que les mostraremos a lo largo del programa por las ciudades, aldeas, puertos, playas, casas de turismo rural. Son rutas de ensueño por una Galicia que es única


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook