Mapa de recursos


Ríos que Cantan

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El agua suena como una sinfonía en el paisaje del Avia que avanza hacia el Miño.

El Avia humedece las ribeiras en su recorrido entre Leiro y Ribadavia. Es un río cantarín y cantareiro, que va de cascada en cascada, buscando en su trayecto las corrientes que favorecen la danza y los remansos para descansar, antes de someterse al río grande que, en O Ribeiro, también es el Miño.

 
Suena música de agua a lo largo de toda la comarca. Porque el Ribeiro es tierra de agua, de ríos cantarines que atraviesan laderas.
Venas fluviales que llevan vida en sus caudales y que forman algunos de los paisajes más sorprendentes .
La melodía principal surge de dos ríos imprescindibles para la vida de la zona, el Miño y el Avia.
La partitura se empieza a escribir en la sierra del Suído, donde nace el río que da nombre a estas tierras, el Avia.
A lo largo de su recorrido atraviesa los parajes más variados. Del paisaje duro que encontramos en Pena Corneira a la magia del embalse que forma en Alvarellos.
También valles abiertos, terrazas que se alimentan de sus aguas para hacer crecer los viñedos. Porque gran parte del éxito del vino del ribeiro se lo deben a sus ríos, que proporciona el grado de humedad exacta para conseguir las mejores cosechas. Es el río más domesticado, el que juguetea en las playas fluviales y refresca áreas recreativas. El que se entretiene con pescadores en época de truchas.
Al pasar Rivadavia se produce el encuentro entre los dos grandes. Después de un intenso viaje, en Coto do Frade, el Avia pierde su nombre, porque se lo regala al Miño. Los dos ríos son parte fundamental de la vida de la zona. Participan en el ocio ofreciendo sus aguas para la práctica de deportes náuticos. También son ríos de pesca donde se encuentran los mejores manjares, una buena trucha con pimiento de Arnoia y una copa de ribeiro y conoceremos casi la esencia de la comarca.
El Miño, engrandecido gracias a la generosidad de los ríos menores, continúa su curso, atraviesa las tierras verdes de Galicia en busca de otras gentes, otras comarcas, de otras aguas que le abracen.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook