Mapa de recursos


Terra da Fraternidade

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Pueblos con intereses comunes, paisajes similares, con mucho atractivo, y que están unidos por el Miño.

Galicia y la Regiao portuguesa de Minho, como estamos viendo, conforman un amplio territorio que hemos llamado Portugalia. Porque es evidente la similitud de sus paisajes, de su historia, de sus tradiciones y de la actual socioeconomía. Por eso Portugalia es una única Región Europea formada por 18 ciudades.

 
Y es que no hay distinción posible entre este Portugal miñoto y la orilla gallega. Aunque ahora los modernos puentes refuerzan nuestra unión, desde siempre los dos territorios han compartido el mismo pulso, el aliento vital del padre Miño.
Lo describió muy bien el poeta portugués Hugo Rocha, cuando dijo que las tierras de Galicia y del Alto Minho son como dos enamorados a los que sus padres quieren separar? pero ellos siempre se juntan.
Son antiguas músicas y cantares que unieros en otra época estas tierras mimadas todas por el patriarca de nuestros ríos.
El Miño trae las palabras de los poetas de Lugo, apaña cantigas de la vendimia, saluda a los literatos de Ourense? ¡Hermosas letras? Miño de acá y allá! ancho y soberano, por estas ribeiras... donde las voces vienen todas de la mano de la fraternidad. A ambos lados del río, perviven batallas ganadas: en Galicia, ?El Norte contra Roma? las guerras de cántabros, astures y galaicos contra el invasor romano y su heroica resistencia final en el mítico monte Medulio.
Mientras en las tierras portuguesas todavía reza la histórica canción de Grándola, la que más fama ha dado a esta hermosa población y que fue el estandarte de la Revolución de los Claveles del 25 de abril, utilizada como contraseña para dar paso a las tropas sobre Lisboa.
Crecente, As Neves y Salvaterra son las grandes hermanas de la portuguesa Melgaço.
Tui y Valença comparten puentes, fortalezas, historia... y disfrutan de la pasión de sus compatriotas por participar de su rico y tradicional comercio.
Tomiño, especialmente o Goián mantiene éstrecha relación con Vilanova de Cerveira, nueva concepción de villa portuguesa.
Y ya a las puertas del Atlántico, donde el Miño desprende todas sus fuerzas a las aguas saladas, O Rosal y A Guarda ven de frente a sus hermanas Lanhelas y Caminha.
Porque lazos se estrechan aún más y, porque ya se sabe que los buenos resultados provienen de aunar esfuerzos y compartir proyectos de de pasado, presente pero sobretodo de futuro.
Todavía el Miño nos podría contar las muchas leyendas o cuentos de frontera, inspirados en el contrabando que se practicaba entre las dos orillas.
Esos eran otros tiempos, hoy permanecen tradiciones y paisaje, mientras los nuevos símbolos cruzan o ?Río da Fraternidade? en busca de intereses comunes que los ayude a convertirse en un referente Europeo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook