Mapa de recursos


Trevinca, la Peña Común

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Trevinca, la vista alcanza una buena parte del Bierzo y de Valdeorras.

Petín, A Rúa, Vilamartín, Rubiá, Carballeda y O Barco son Galicia. Reciben el aire de la gran montaña, su influencia climática y socio-económica. Cacabelos y Villafranca son el Bierzo. Entre El Bierzo y Valdeorras hay mucho en común: son comarcas hermanas que incluso hablan, a veces, el mismo idioma. Y ambas son, por naturaleza, bellas.

 
Siguiendo una de las muchas rutas turísticas de la comarca de Valdeorras llegamos a Sobradelo. Nuestro destino es Peña Trevinca, la montaña que comparten dos comunidades, Galicia y Castilla-león.
En esta zona fronteriza cada comarca exibe sus mejores galas. De un lado Galicia muestra villas como O barco, la tierra del oro, la capital de Valdeorras. También Petín y A rua, unidos sus nombre por la historia, por su puente y por su embalse.
Y casi en la confluencia entre Zamora, León y Ourense está Sobradelo, en el ayuntamiento de Carballeda, donde iniciamos nuestro ascenso a Peña Trevinca, el techo de Galicia.
Las nieblas matinales nos dejan marcada la retina para toda la jornada, porque el espectáculo es bellísimo.
El cañón que forma el río sil está marcado a fuego por la industria pizarrera. Gracias a ella los accesos son buenos, y no falta trabajo en la comarca, incluso vienen del país vecino, Portugal, en busca de alguna oportunidad laboral.
La mañana es muy fría pero el sol tiempla nuestro cuerpo para ayudarnos a disfrutar al máximo de este paisaje sobrecogedor.
Este es el valle de Casaio. Aquí se encuentra tambien un magnífico bosque de tejos, el Teixadal de Casaio. Una arboleda única en Europa, con cerca de 300 ejemplares centenarios.
Continuamos nuestro camino en busca de otro paisaje, cercano en la distancia pero muy lejano de aspecto. Buscamos la montaña, el pico altanero que corona este país y que a la vez nos hermana con nuestros vecinos bercianos.
Nos acercamos ya al final del trayecto. Nos lo anuncia el tono blanquecino que se empieza a ver al borde de la carretera.
A lo lejos vemos ya el refugio Fonte da Cova, utilizado habitualmente por senderistas y montañeros, aunque hoy está cerrado. La nieve ya lo cubre todo, y tampoco aquí suele faltar, porque estamos en el punto más alto de Galicia, a 2.127 metros de altitud.
Por ello existe el proyecto de construir una importante estación de esquí, la mejor del noroeste peninsular.
Existe ya un hotel, aunque nunca ha abierto sus puertas a la espera de los permisos. Y también una pequeña infraestructura para los que se acerquen a esquiar, aunque como vemos a muchos no le hacen falta los remontes, tan solo un poco de nieve y ganas de diversión.
Desde la cima de Galicia contemplamos absortos el paisaje, este ya perteneciente a Castilla.
Esta montaña sirve de nexo entre las dos comunidades, unidas por historia, tradiciones, a veces por el idioma y pero sin duda por la belleza de su naturaleza.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook