Mapa de recursos


Volando sobre la Tierra Verde

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Volar es vivir un sueño mucho más hermoso en la Tierra Verde que es Galicia.

Sobre los increíbles paisajes que nos descubren las sierras de los Ancares y O Courel. Ambos macizos montañosos forman una barrera natural que separa Galicia- de Asturias y León. Además de constituir la reserva natural más importante de nuestra comunidad autónoma.

 
Las sierras de O Courel y Ancares forman un espectáculo único, que da la bienvenida al amante de la naturaleza, al senderista, al viajero que gusta de perderse por vistas imposibles.
Una de las paradas que se le ofrece al viajero para hacer por esta campiña es la visita a las nevadas cumbres de los Ancares. Las más conocidas son: el Mustallar, Tres Bispos o el Cuiña, pero la Penalonga o el Agulleiro son otros picos que no nos dejan indiferentes
Montañas nevadas que podemos distinguir a lo lejos desde As Nogais, donde logramos encontrar magníficos ejemplos de arquitectura popular como puede ser este espléndido hórreo cuadrado, donde antes se guardaba la cosecha, o esta palloza donde nuestros antepasados se guarecían del frío invierno.
Y es que la agricultura sigue siendo un modo de vida de la alta montaña. Es la tierra con sabor a aldea vieja. Pequeños núcleos rurales que se confunden con la vegetación de la sierra y salpican toda la geografía dejando entrever que la huella del hombre ha estado ahí a pesar del paso de los años, a pesar del ir y venir de la gente.
Reductos como esta aldea de A Seara, impresionante tanto en invierno como en primavera, donde los viejos molinos siguen rumiando al sonido del agua historias del ayer. Y las herrerías continúan manteniendo vivos oficios donde la mano del hombre doma, a fuego lento, con destreza el duro metal.
Son las aldeas de la sierra del Caurel como esta de Seceda, que igual que la de Seara, han sido rehabilitadas con el fin de preservar un entorno de interés cultural y suscitar,- asimismo,- curiosidad en el turista que busca descanso.
Bellos paisajes que nos trasladan a la esencia de lo natural, a la magia de la tierra. Sierras de alta montaña. Aldeas y valles como este de Rao donde el tiempo se detiene. Donde cada detalle tiene sabor a autóctono. No hay más que pararse y observar cada entresijo. Todo, se ha hecho con materiales de la zona: piedra, madera y pizarra. Formando un todo único, que deja perplejo al visitante.
Las sierras de Ancares y O Courel forman un genuino e inmenso museo etnográfico al aire libre, así como el espacio natural más importante del territorio gallego. Son las sierras con el encanto de lo auténtico. Son el territorio verde.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook